PRIMERAS EXCAVACIONES PALEONTOLÓGICAS (05/01/1766)

Se realizaron las primeras excavaciones paleontológicas de las que se tenga memoria en el Río de la Plata. Por aquel tiempo la ciencia comenzaba a evolucionar aceleradamente y el descubrimiento de formas de vida del pasado conmovía a toda la sociedad. Los restos de algunos animales prehistóricos fueron encontrados por casualidad.

En 1760, el padre jesuita TOMÁS FALKNER descubrió a orillas del río Carcarañá el primer gliptodonte del que se tengan noticia. Pocos años más tarde llegó a Buenos Aires la fragata Nuestra Señora del Carmen de la que era capitán el español ÁLVAREZ DEL FIERRO. Al desembarcar, el capitán se enteró de que cerca de las márgenes del río Arrecifes se habían hallado unos esqueletos gigantescos y pidió al alcalde de la ciudad que le permitiera realizar una expedición para realizar excavaciones en la zona. Del Fierro estaba convencido de que los huesos pertenecían a seres humanos de enorme estatura, tal vez influido por la leyenda de que en el país había vivido una raza de gigantes. Se ofreció a costear la exploración por su cuenta, a cambio solamente de que le dejaran llevar las osamentas a España para que fueran estudiadas en la universidad. Acompañado de un grupo de hombres trabajó en dos sepulcros de donde desenterró cantidad de huesos que fueron llevados a la ciudad de Buenos Aires.

Allí fueron observados por MATÍAS GRIMAU, cirujano mayor que determinó que correspondían a hombres muy altos y corpulentos. Otro cirujano consultado opinó sin embargo, que algunos de los restos no pertenecían a seres humanos, pero tampoco podía afirmar con certeza a qué clase de seres vivos habían pertenecido. Lo cierto es que el capitán Álvarez se llevó a España todos los restos exhumados en Arrecifes y fueron estos los primeros fósiles argentinos que cruzaron el océano para ser estudiados en Europa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.