PRIMERA PELÍCULA ARGENTINA CON ARGUMENTO (24/05/1908)

El 24 de mayo de 1908 se estrenó “El fusilamiento de Dorrego”, la primera película con argumento filmada en el país. Como había sucedido en Europa, desde donde llegó la novedad del cine, las primeras filmaciones criollas fueron simples documentales y noticieros realizados en las calles, hasta que el músico italiano MARIO GALLO, se decidió a realizar una película con argumento, filmada con escenarios construídos especialmente y actores. Eligió para ello un tema histórico, como homenaje a la Argentina, su nueva patria, y también, siguiendo una moda que ya se había iniciado en otros países que incursionaban en el arte de la cinematografía.

“El fusilamiento de Dorrego” era en realidad un cortometraje de alrededor de 12 minutos de duración, que estaba basado en el trágico episodio de la muerte de Dorrego, que el comediógrafo JOSÉ GONZÁLEZ CASTILLO, había convertido en guión cinematográfico La película fue también la primera que demandó la actuación de actores profesionales: SALVADOR ROSICH hizo de Dorrego y ELISEO GUTIÉRREZ cumplió el papel del otro protagonista de esta historia, el general Lavalle, acompañados por un grupo de jóvenes de nuestra mejor sociedad. inquietos e interesados en lo distinto El lugar donde probablemente se realizó la filmación fue la terraza de un restaurante de aquellos días, llamado “Spiedo” y que estaba ubicado en la calle Corrientes, donde durante muchos años funcionó el restaurante “La Emiliana”. Un vasco llamado Julián de Ajuria aportó el dinero que fue necesario para filmar la película y a partir de allí, se dedicó a distribuír películas mudas que llegaban al país, actividad que le permitió hacer fortuna, difereciándose así de Gallo, que se fundió, tratando de hacer negocio dedicándose al llamado “séptimo arte”. Aquella primera película es sólo un recuerdo porque todas sus copias se perdieron hace muchos años y probablemente se quemaron, como solía ocurrir con estas viejas cintas de celuloide, que eran muy inflamables.

Se sabe sí de ella, por recuerdos y comentarios de gente contemporánea que la vió cuando la exhibieron en Buenos Aires, como es el caso del cineasta Ducrós Hicken, que alcanzó a verla cuando la proyectaron en el Colegio Nacional Buenos Aires. “Estaba bien hecha. Llena de coloraciones. Con convicción y emoción patrióticas” ha dicho al respecto, conceptos que fueron refutados por el Director Leopoldo Torre Nilson, que criticó l obra diciendo que “se trataba de un relato incomprensible y mal filmado. El público se enteraba de que había un fusilamiento, porque así lo decía el título ya que por lo demás, bien podría ser “La lucha contra la langosta” o el “Sueño de una noche de verano”. Controversias aparte, nadie puede restarle el mérito de haber sido la primera en su género. Con cuidados detalles de uniformes, de vestidos, de armas y de escenarios, el trabajo da resultado: Dorrego muere una vez más y con su muerte, nace la primera película argentina, “El fusilamiento de Dorrego”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.