PRIMERA NOTA PERIODÍSTICA LLEGADA POR VIA AÉREA A LA ARGENTINA (28/10/1927)

“Un nuevo camino se inaugura hacia Buenos Aires. Y parte desde Francia. Como el otro, este es el camino al Buenos Aires del progreso, la ruta del genio latino hacia los paises jovenes, frescos y vigorosos y abiertos a  todos los ideales y todos los desafíos”

Tal era el encabezado del artículo que escribiera desde París, el corresponsal de la revista porteña “El Hogar”, EMILIO VILLALBA WELSH, con motivo de la inauguración de un servicio de correo aéreo que unirá Europa con Buenos Aires y es ésta, la primera nota periodística que llega desde el exterior, por avión,  a la redacción de un medio argentino.

“El “aeroplano — entonces no se los nombraba aviones, (continúa la nota), ha sido bautizado con los nombres NUNGESSER y COLI, en recuerdo de los desafortunados aviadores que anteriormente habían intentado la travesía, fracasando. En esta nueva oportunidad, los pilotos son  DIEDONNE COSTES y JOSÉ LE BRIXE”

“En el aeródromo, un caballero porteño, dueño de una gran tienda en Buenos Aires  se pasea nervioso por la pista, mientras Costes y Le Brix revisan el aeroplano con otros mecánicos. El hombre ha ofrecido 200.000 francos para poder regresar a Buenos Aires con Costes y Le Brix; él sabe qué valor publicitario tendría esa llegada espectacular a El Palomar. Pero, los aviadores franceses no tienen interés en la ‘”operación”. Y Villalba Welsh, comenta: “’No aceptaron. 200.000 francos porque eran demasiado peso para atravesar el Atlántico”.

El periodista contará luego que antes de la partida, se paseaba nervioso preguntándose: ¡Llegarán ?.  Esto que yo escribo, ¿será alguna vez leído en la Argentina?. Finalmente el NUNGESSER y COLI corretea y despega con mostrando toda la pericia de sus pilotos. El vuelo a través del océano Atlántico desde San Luis, en el Senegal, hasta Natal, fue un vuelo tranquilo, sin alternativas peligrosas. Y fueron cubiertas fá cilmente las etapas de Caravellas —Río de Janeiro—. Pero cuando el avión fué de Río de Janeiro a Buenos Aires, por primera vez los pilotos sintieron que el destino los enfrentaba con el drama. Al llegar sobre el golfo de Santa Catalina, una lluvia tenaz los azotó y tuvieron que sobrevolar el mar a muy escasos metros por encima y  reducir la velocidad a cien kilómetros por hora. A bordo dos hombres luchaban con su destino, mientras el corresponsal de EL HOGAR en París,  nervioso, seguía preguntándose:Eso que yo escribí, ¿alguna vez será leído en la Argentina? , porque además del artículo enviado a la revista, había remitido una carta a su madre.

Aquel artículo y aquella carta, despachados desde París,  pudieron no llegar a Buenos Aires, pudieron no ser leídos en la Argentina y pudo no ser la primera colaboración enviada por vía aérea. El temporal, como una mano siniestra y traicionera, se ensañaba con el aeroplano, que llevaba en su costado escrito, en grandes letras, los nombres de quienes ya habían sucumbido en el intento. Pero a las 12.52 del día 20 de octubre de 1927, los pilotos Costes y Le Brix tocaban tierra argentina y la aviación francesa obtenía un estupendo triunfo, escribiendo en los anales de la aviación una brillante página de su historia. … Y asi fue que la primera colaboración que llegó porf vía aérea a la Argentina y EL HOGAR la publicó el 28 de octubre de 1927. Fué un hermoso triunfo periodístico, uno de esos triunfos tan apetecidos por los hombres que gustan tener en su historia estas palabras: YO FUI EL PRIMERO… Sí; la revista EL HOGAR fué la primera en publicar una colaboración recibida por avión.

Cabe recordar que al día siguiente de la llegada del “Nungesser y Coli”  a El Palomar, un importante diario de la capital, refiriéndose a la entrega de diarios franceses y brasileños hecha por Costes, decía: “Por lo que se refiere a los diarios de París, corresponde recordar que hasta entonces no se había dado jamás el caso de tenerlos en Buenos Aires, a los diez días de su aparición”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.