PRIMERA LIBRERÍA EN BUENOS AIRES (18/06/1759)

Abrió sus puertas la primera librería de la que se tenga noticia en el país. El local estaba ubicado en la calle San Miguel (actualmente Suipacha), cerca de la Iglesia de San Miguel. Su dueño era el portugués JOSÉ DA SILVA Y AGUIAR, encargado también del funcionamiento y de la administración de la imprenta instalada en la Casa de Niños Expósitos. Los libros eran entonces un lujo extraño y la mayor parte de la mercadería ofrecida por Aguiar era importada de España, porque los editores españoles se habían asegurado la exclusividad del mercado. La imprenta local solo imprimía algunos libros de primeras letras, misales y formularios. A partir de esa primera “tienda de libros”, comenzaron a surgir otras y en 1825, “La Gazeta de Buenos Ayres” publica avisos de una librería ubicada en “la vereda ancha, frente a plaza de la Victoria”, que pertenecía a MIGUEL OCHAGAVÍA. Sin embargo, el negocio de librero no debía ser demasiado brillante porque en los años posteriores, apenas crece la competencia. En 1831 solo había cinco librerías en Buenos Aires. Pero los libros eran la única manera de acercarse al mundo lejano y conocer la evolución de las ideas y los hechos históricos. Para fines de 1836, la cantidad de librerías se había duplicado y en sus vidrieras aparecían centenares de títulos de novelistas, filósofos, juristas, políticos y científicos europeos, especialmente franceses. Las librerías eran, en aquellos tiempos, mucho más que simples comercios: representaban importantes focos de divulgación cultural y la gente iba allí a comprar libros, pero también a participar de tertulias intelectuales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.