PRIMERA EXPERIENCIA DE ILUMINACIÓN ELÉCTRICA EN BUENOS AIRES (3/9/1853)

El 3 de setiembre de 1853, se realizó en Buenos Aires la primera experiencia de iluminación eléctrica que tuvo lugar en el país. Por entonces la ciudad se iluminaba con faroles alimentados con aceite de semilla de nabo o de potro y recién comenzaba a instalarse la iluminación a gas. El autor del primer ensayo de luz eléctrica fue un dentista de origen francés llamado JUAN ETCHEPAREBORDA, que había nacido en los Bajos Pirineos en 1823 y apenas recibido llegó a estar tierras donde se estableció. Aquí logró ser uno de los más importantes profesionales en su especialidad y en 1852 fue nombrado examinador oficial para la reválida de títulos extranjeros. Pero, además, Etchepareborda era un apasionado de las novedades científicas y técnicas y se mantenía bien informado gracias a la correspondencia que mantenía con muchos países del mundo. Entusiasmado con los usos de la electricidad, realizó la prueba inicial en su propia casa, ante la presencia de varios profesores.

El diario Tribuna comentó así el suceso: “… Es magnífico el efecto que produce esa luz sobre los muros de las casas, sobre los muebles y sobre los mismos rostros”. Pocos días después, el 10 de noviembre, repitió la prueba en el Regimiento de Granaderos a Caballo y al año siguiente sorprendió a todos presentando la luz públicamente en la Plaza de Mayo, el día 25 de mayo. Esta vez el diario contó así los hechos: “Con dos aparatos de luz eléctrica colocados sobre la Recova Nueva, con los cuales anonadó a los faroles de gas y aceite, enseñoreándose sobre la concurrencia que, atónita a la belleza de aquella aurora boreal, volvió los ojos hacia los focos brillantes, verdaderas maravillas de la ciencia humana”. Más allá del estilo recargado del periodista, se comprende la admiración de los testigos. Todavía pasarían 30 años antes que se instalara la primera usina eléctrica que dio luz a la ciudad el 29 de noviembre de 1893 (ver “Iluminación de la ciudad de Buenos Aires” en Crónicas)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.