COLONIA ESPERANZA, PRIMERA COLONIA AGRÍCOLA (08/09/1856)

COLONIA ESPERANZA FUE LA PRIMERA COLONIA AGRÍCOLA QUE SE INSTALÓ EN EL PAÍS.  Se la fundó en la provincia de Santa Fe  y se la llamó con el simbólico nombre de “Esperanza”. Junto con los colonos suizos que se instalaron en Baradero, provincia de Buenos Aires en febrero de ese mismo año, fueron los pioneros de las grandes inmigraciones europeas que llegaban para poblar las desiertas extensiones del país, estimuladas por el gobierno nacional como un medio para promover el desarrollo del país. En 1853 el salteño AARÓN CASTELLANOS había firmado un acuerdo con los gobiernos de la Nación y de la provincia de Santa Fe y viajó a Europa donde reclutó el primer contingente compuesto por doscientas familias de origen suizo, francés y alemán. Estos gobiernos debían entregarle a cada familia que se radicara en su territorio, un terreno de 120 varas de lado, que pasaría a ser propiedad de los colonos cinco años después del asentamiento. También los gobiernos que acordaron este plan con Castellanos, se habían comprometido a entregar ranchos para vivienda, algunos animales, semillas para sembrar y harina. Sin embargo, cuando los colonos llegaron nada se había preparado para recibirlos y mucho de lo que se les prometiera no fue cumplido. Pese a esto, “Colonia Esperanza” creció con el esfuerzo de los inmigrantes y los primeros cuatro años fueron una dura prueba que los obligó a enfrentar sequías y plagas de langostas. Además, la falta de experiencia de los primeros pobladores, que no habían sido agricultores, y su desconocimiento de la tierra y el clima fueron graves dificultades. Todo se hizo a pulmón, desde desmontar el terreno hasta construir las casas y conseguir alimentos y ropa. A pesar de los problemas, la inmigración fue en aumento y Esperanza se convirtió en el modelo de muchas otras colonias. Los inmigrantes impusieron nuevos métodos de cultivo, aplicaron por primera vez en el país el principio de rotación de la tierra e introdujeron maquinaria para arar y cosechar. Pero las colonias fueron mucho más que desarrollo económico: en ninguna faltaba la escuela, la biblioteca y las iglesias, a veces de distintos cultos, y se transformaron en un símbolo de lo que puede lograr un grupo humano unido y solidario. Colonia La Esperanza fue llamada por GODOFREDO DAIREAUX “la cuna de la colonización nacional y la abuela de todas las colonias argentinas” (ver “Colonización e Inmigración”),

1 Comentario

  1. Anónimo

    jgy

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.