PRIMER VUELO DEL GLOBO “PAMPERO” (25/12/1907)

Sin dudas,  el comienzo de la aeronáutica argentina fue el vuelo en globo que protagonizaron Aarón de Anchorena y el ingeniero Jorge Newbery el 25 de diciembre de 1907, uniendo Buenos Aires con Colonia (República Oriental del Uruguay). Aquel era realmente el tiempo de los “intrépidos en sus máquinas voladoras” y por entonces, cada ascenso, cada minuto en el aire, equivalía a vivir una peligrosa aventura. Aarón de Anchorena, quien había nacido en Buenos Aires en 1877 y trabajaba en la Embajada argentina en París, había conocido la fascinante aventura de volar gracias a una invitación que le cursara otro precursor de la aviación americana, el brasileño Alberto Santos Dumont. Anchorena, apasionado por el vuelo, continuó acumulando experiencia en globos en el aeroclub de Francia, donde llegó a ser un exitoso navegante. A fines de 1907, AARÓN DE ANCHORENA, regresó al país. con la firme convicción de fomentar esta nueva actividad, no sólo en su faz deportiva, sino científica ya que el globo se convertiría en un medio ideal para realizar estudios y observaciones de la atmósfera. Pero no volvía solo, traía un globo aerostático hecho con tela de algodón y con una capacidad de 1.200 metros cúbicos de gas de alumbrado al que había bautizado “Pampero”, nombre que llevaba pintado en grandes letras rojas. Anchorena, pensando en crear en Argentina una institución similar al aeroclub francés, cuando regresó a Buenos Aires Apenas llegado, Anchorena, decidido a no perder tiempo, se dispuso a realizar un primer vuelo en su globo y para ello invitó a acompañarlo al ingeniero Jorge Newbery, quien era un deportista consagrado y se desempeñaba como Director de alumbrado de la Municipalidad de Buenos Aires.

Iniciando los preparativos para el vuelo del “Pampero”, Anchorena trasladó al globo a la Sociedad Sportiva Argentina (hoy Campo Hípico de Polo de Palermo) el 24 de diciembre de 1907, donde se procedió a inflarlo mediante una cañería de emergencia que tendió la Compañía de Gas del Río de la Plata. La tarea de inflar el globo comenzó a las 10 de la mañana bajo la supervisión del técnico francés Louis Faberes, que contaba con la colaboración de 20 soldados del Regimiento de Granaderos a Caballo. Por problemas en el suministro de gas, luego de 5 horas de trabajo debieron suspenderse las tareas de inflado para continuar al día siguiente y en la madrugada del 25 de diciembre, se comenzó a completar el inflado. Mientras tanto y en previsión de que el viento internara al Pampero en el Río de la Plata, el ministro de Marina dispuso mantener en alerta dos torpederas en Dársena Norte y otra en La Plata. Además, Anchorena dispuso que la lancha “Pampa” de su propiedad lo siguiera ante un eventual acci­dente. En la pequeña barquilla del “Pampero” (de sólo un metro cúbico de capacidad) se instalaron Anchorena y Newbery, llevando consigo los instrumentos que le eran necesarios para la navegación: barómetro, altímetro, estatoscopio, catalejo, una máquina fotográfica, dos salvavidas y 6 bolsas de lastre con un total de 220 kg. de arena. Finalmente, a las 11 de la mañana del 25 de diciembre de 1907 dieron la orden de partida. El “Pampero” ascendió lentamente, e impulsado por el viento reinante y tal cual había sido previsto, se desplazó, hacia el Río de la Plata. Cruzó el estuario volando a 200 metros de altura, hasta penetrar en territorio uruguayo, precisamente en la localidad de Conchillas. Luego de dos horas y cinco minutos de navegación, se resolvió recalar y se lo hizo con toda normalidad en la estancia de Don Tomás Bell, a unas 7 leguas de distancia de la costa, dando así feliz término al cruce del Río de la Plata. De esta forma, en esta ascensión, la duodécima de Aarón de Anchorena y la octava que realizaba con el Pampero”, recibió su bautismo de vuelo quien sería el símbolo de la actividad eronáutica nacional, el ingeniero Jorge Newbery. Fue el primer viaje aéreo de Jorge Newbery. El éxito de aquel viaje fue tan grande que animó a muchos hombres de la época a asociarse para fomentar lo que entonces era solamente un deporte. Y así nació el Aero Club Argentino, que aunque tenía muy poco material, realizaba diariamente ascensiones en globo, tripulados por jóvenes entusiastas entre los que se contaron FLORENCIO PARRAVICINI y ALFREDO PALACIOS. En octubre de 1908 la audacia de los pioneros se convirtió en tragedia: Luego de realizar varios vuelos afortunados, el17 de octubre de 1908 el “Pampero”, piloteado por EDUARDO NEWBERY y EDUARDO MORENO, desapareció durante un vuelo, sin que jamás se volviera a tener noticias de ellos. Sin embargo, las actividades aéreas no se suspendieron. El club siguió funcionando con la presidencia de Jorge Newbery y los globos cedieron su lugar a los primeros aparatos mecánicos (ver Vuelos en globo)

1 Comentario

  1. wenceslada

    hola soy wenceslada y me gusto la infomasion

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.