PRIMER TRAPICHE AZUCARERO JOSÉ EUSEBIO COLOMBRES (26/04/1821)

JOSÉ EUSEBIO COLOMBRES. instala en Lules (Provincia de Tucumán) el primer trapiche para la industrialización de la caña de azúcar. Se instaló en Tucumán el primer trapiche azucarero, origen de la poderosa industria que se desarrolló posteriormente en la provincia. La construcción de aquel primitivo molino de quebracho, accionado por mulas, fue obra del obispo JOSÉ EUSEBIO COLOMBRES, quien plantó también los primeros surcos de caña en la propiedad que hoy forma parte del Parque 9 de Julio de la capital provincial. En realidad, la caña de azúcar, originaria de Nueva Guinea, ya había sido introducida en el país por los jesuitas, durante el siglo XVII. Pero cuando fueron expulsados, en 1767, las plantaciones quedaron abandonadas. Las excelentes características del clima y el suelo favorecieron el desarrollo de la caña de azúcar, y pocos años después los cañaverales reemplazaron otros cultivos como el arroz, el trigo y la alfalfa.

Surgieron luego también los primeros ingenios, donde trabajaban numerosos indígenas, que fueron formando pequeños pueblos. Con el paso de los años llegó el ferrocarril y las posibilidades de expandir el comercio. La antigua maquinaria fue reemplazada y los trapiches de hierro permitieron una completa extracción del jugo de la caña. El valor de las tierras se multiplicó y la producción aumentó de tal forma que sustituyó las importaciones de azúcar, que hasta principios de siglo venían de Cuba y Brasil. La mayor parte de las tierras cultivadas y de los ingenios estaba en manos de una elite social, económica y políticamente poderosa. Para ellos trabajaban tucumanos y gente proveniente de las provincias vecinas, que muchas veces cobraban con vales sus escasísimos salarios y estaban fuera de cualquier protección legal. A comienzos de siglo empezaron las primeras protestas obreras y los conflictos se agudizaron. Al mismo tiempo aumentaban los problemas causados por el excedente de producción, muy superior a la demanda.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.