PRIMER MUELLE PARA PASAJEROS EN BUENOS AIRES (10/06/1802)

Se comenzó a construir el primer muelle para pasajeros de Buenos Aires en las costas del Río de la Plata. Desde el momento de su fundación, los porteños tuvieron el convencimiento de que Buenos Aires estaba destinada a ser la gran capital del sur. Sin embargo, esta ciudad, que dependía de su puerto y que era la entrada a un inmenso territorio, se pasó varios siglos sin tener un muelle ni un desembarcadero. El puerto era puerto por que allí arribaban los barcos, pero en realidad solamente las naves muy pequeñas y sin calado podían acercarse a la costa. Los barcos grandes, que cruzaban el océano, debían anclar en pleno río, en un fondeadero exterior, y allí esperaban la llegada de barcazas a las que se trasbordaba el pasaje y la mercadería. Cuando las barcazas tocaban fondo se hacía un nuevo trasbordo, esta vez a carretas muy primitivas y los pasajeros desembarcaban cerca del fuerte.

Aunque parezca mentira, solo hasta 1770 se habían presentado más de sesenta proyectos para la construcción de un puerto o un malecón, pero por misteriosas razones ninguno prosperó y la ciudad portuaria continuó sin puerto. En 1802, cuando era Virrey JOAQUÍN DEL PINO, se construyó por fin, el primer muelle de pasajeros, a la altura de la actual calle Sarmiento y Paseo Colón. El proyecto estuvo a cargo del arquitecto español MARTÍN BONEO, uno de los grandes constructores de la época, que fue también proyectista y constructor de la plaza de toros del Retiro e Intendente de policía. Tres años después, el proyecto de un verdadero puerto estuvo a punto de hacerse realidad. Eran los tiempos del Virrey SOBREMONTE y el ingeniero EUSTAQUIO GIANNINI BENTALLOL propuso la construcción de un canal que debía empezar en el recodo del Riachuelo. Este plan tampoco se concretó y recién en 1855, el primer muelle de pasajeros fue mejorado y prolongado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.