PRIMER INTENTO CONTRARREVOLUCIONARIO (05/04/1811)

En la noche del 5/6 de abril de 1811, se produjo en Buenos Aires el primer intento de revolución contra las autoridades constituídas (no españolas), que marca el comienzo de las luchas internas que dominarán la escena política argentina hasta nuestros días. En esta asonada, cuyos orígenes se desconocen y sus fuentes históricas son confusas, se produjo el choque de dos elementos sociales en pugna: la minoría culta del centro de la ciudad de Buenos Aires y los pobladores humildes de las quintas y chacras de los suburbios. El movimiento finalizó con una rotunda victoria de los “saavedristas”, apoyados por la alta sociedad porteña, que nuevamente lograron neutralizar la acción de los “morenistas”, que hoy quizás se los catalogaría como “populistas”.

Esa noche, hizo eclosión la rivalidad entre saavedristas y morenistas, dos sectores antagónicos que disputaban su cuota de poder. Desde el día anterior se venía gestando un movimiento revolucionario que estalló cuando CORNELIO SAAVEDRA y sus aliados ideológicos, deciden desplazar del seno de la Junta a los miembros que se mantenían aún adictos a las “ideas liberales” de MARIANO MORENO y son secundados por la tropa que le era partidaria.

Una muchedumbre reunida frente al Cabildo, proveniente en su mayor parte de las quintas de los alrededores de Buenos Aires, exige la expulsión de los cuatro miembros morenistas” de la Junta: NICOLÁS RODRÍGUEZ PEÑA, HIPÓLITO VIEYTES, JUAN LARREA y MIGUEL DE AZCUÉNAGA. Exigía también la destitución del general BELGRANO como Comandante del Ejército enviado al Paraguay, el reconocimiento del coronel SAAVEDRA como Jefe de las Fuerzas Armadas y la designación del doctor JOAQUÍN CAMPANA como Secretario de la Junta.

Se ponía así en evidencia la escisión que se había producido en el seno de la Junta de Gobierno de Buenos Aires, provocada por una sórdida disputa que enfrentaba a saavedristas y morenistas, partidarios de dos diferentes filosofías de gobierno y que tenían a SAAVEDRA y a MORENO, como sus principales referentes. Los revolucionarios consiguieron todo lo que se habían propuesto y se cerró así el primero de los hechos post-revolucionarios que iban, en el futuro de la patria, a poner nuevamente a los argentinos enfrentados entre si.

Aunque desde el mes de enero de 1811, funcionaba ya en Buenos Aires una Comisión de Seguridad Pública”, dependiente de la Junta, después de esta asonada se creó un organismo con mayores atribuciones que se llamó “Tribunal de Seguridad Pública”, que se ocupaba de castigar a los adversarios del gobierno y disponer el confinamiento de éstos por medio de sumarios y procesos sumarísimos. Estaba integrado por ATANASIO GUTIÉRREZ, PEDRO AGUIRRE, JOSÉ DE ROCHA, el doctor PEDRO SEGUÍ y JUAN BAUTISTA BUSTOS y fue éste último, quien el 19 de julio de 1811 ordenó que BERNARDINO RIVADAVIA fuera confinado en la población del Salto, acusado «de su positiva oposición a nuestro sistema de gobierno”.

El 20 de setiembre de 1811, el Triunvirato disolvió el “Tribunal de Seguridad Pública” y a comienzos de octubre indultó a varios de los complicados en la asonada, aunque la amnistía no alcanzó a CORNELIO SAAVEDRA, que fue separado del mando.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.