POBLADOR (1580)

SE LLAMABA POBLADOR a la persona a quien se le adjudicaba la posesión de tierras, a manera de incentivo para asentarse en una región determinada y explotar esas tierras. Sirva como ejemplo recordar que, cuando Garay fundó por segunda vez la ciudad de Buenos Aires en 1580 y dividió las tierras circundantes, reservó cuarenta manzanas (de un total de doscientos cincuenta disponibles), para ser entregadas a los pobladores. Se le requirió a cada uno de ellos, tomar posesión de su tierra y comenzar a cultivarla dentro de los tres meses, pues de lo contrario, serían despojados de los predios asignados. Los pobladores recibían también encomiendas de indios para que los ayudaran en la labranza de la tierra. Estas adjudicaciones continuaron hasta comienzos del siglo XIX, tiempos en los que, tras haber ganado nuestra independencia, los pobladores fueron estimulados para que se asentaran en las fronteras, con el objeto de retenerlas ante los ataques de los indios y como prerrogativas adicionales, que habrían de sumarse a la posesión de la tierra, se los eximía del servicio militar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.