PERSECUCIÓN Y MUERTE DE SOLANO LÓPEZ (01/03/1869)

El general CÁMARA con cuatro mil brasileños emprendió la persecución de FRANCISCO SOLANO LÓPEZ, y lo sorprendió en “Aquidaban”, o Cerro-Corá, donde se hallaba con dos cañones y seiscientos soldados, únicos restos de sus grandes ejércitos.

Cuando se presentó el general CÁMARA nadie intentó resistir, pues no tenían ni voluntad ni aliento para hacerlo por estar extenuados por el hambre y la fatiga, pero a pesar de eso, dice PEDRO RIVAS, “se hizo una gran mortandad entre los paraguayos sin necesidad alguna, porque no pelearon”. Se tomaron prisioneros al general FRANCISCO ISIDORO RESQUIN, a varios jefes y oficiales y al tristemente célebre presbítero MAÍZ. Al intentar huir el mariscal LÓPEZ fue herido de una lanzada a la voz de “maten a ese diablo”, y cayó sobre el fango, donde fue ultimado a tiros y lanzazos por los soldados brasileños.

Al respecto, dice PEDRO RIVAS: “Tal fue el fin del Presidente del Paraguay don FRANCISCO SOLANO LÓPEZ, que por cuatro años, hasta dejar completamente aniquilado el país, sacrificando ciento cincuenta mil de sus valientes hijos, había sostenido contra tres naciones la guerra más gigantesca de la América del Sur, sin haberse presentado jamás en una batalla, siendo mariscal de campo y general en jefe de sus ejércitos; pero si esto pudo poner en duda su valor personal, no amenguó en nada la enérgica constancia de su patriotismo ni su valor cívico, para disputar a los extranjeros dirigiendo sus heroicas legiones, y palmo a palmo, el recinto sagrado de sus antepasados”.

A esto, debe agregarse lo que le dijo el doctor ESTANISLAO S. ZEBALLOS a nuestro representante diplomático en Brasil ENRIQUE B. MORENO en una carta que le enviara, fechada en Buenos Aires, el 27 de junio de 1889: “Cuando le sobre un cuarto de hora vea al señor general CÁMARA, por esta causa. Hace varios años publicó el vizconde de Pelotas una carta sobre la muerte de LÓPEZ, que concuerda en todo con los detalles que yo he reunido en la Asunción, de boca de los actores, menos en un punto y es éste: Dos oficiales acompañaban a LÓPEZ: el general CÁMARA (V. de P.) los da por muertos y están vivos: Uno es el coronel SILVESTRE AVELRO, grandemente mentado en la guerra. El otro era el telegrafista, alférez FRANCISCO IBARRA, hoy redactor en jefe del Diario “La Democracia” de Asunción. Ambos recuerdan haber visto al general CÁMARA, arrojarse a pie y vestido al arroyo Minguy, gritando a los, suyos que no hicieran fuego sobre LÓPEZ. Ambos dicen que, es cierto que les hicieron fuego y que les erraron, ocultándose entre unos matorrales, a lo cual se debe tal vez que el general y sus soldados los dieron por muertos. Además ha sido confirmada esta versión por un tercer testigo ocular que vive en Asunción y es una criada de la LYNCH, que estaba oculta entre el follaje a pocas varas del punto donde dialogaron LÓPEZ y el señor vizconde.

En cuanto a la herida de bala, que el general CÁMARA recuerda, no la recibió SOLANO LÓPEZ al caer donde lo hallé, sino antes. AVEYRO e IBARRA llevaron a LÓPEZ de los brazos, lo pasaron el río y lo dejaron donde e1 general lo tomó porque lo vieron llegar con soldados. De acuerdo con todas estas versiones se ha formado la lámina que le acompaño… Consúltela con el general CÁMARA, muéstrela a Su Majestad el emperador don Pedro, al señor conde d’Eu y devuélvamela por conducto seguro… pues es la primera y única verídica sobre la muerte de SOLANO LÓPEZ”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.