PASAJE DE LA PIEDAD (1880)

Nacido a fines del siglo XIX, con la primera oleada de inmigrantes que llegaron a la Argentina, aunque se dice que algún barón francés o conde italiano que vino a vivir a Buenos Aires, compró el conjunto edilicio, enamorado del lugar, la verdad es que el Pasaje de la Piedad supo pertenecer a algunos apellidos ilustres y las primeras casas construidas allí  fueron, a tono con la época, para dar en alquiler.

En ese espacio, cuya arquitectura data de 1880, construido por encargo de ARTURO GRAMAJO en un terreno propiedad de su esposa MARÍA ADELA SARAZA DE ATUCHA, se ubican 114 unidades o departamentos, que comenzaron a habilitarse a partir de 1888. Cincuenta de éstos, tienen acceso directo a través del pasaje y cada una de ellas consta de planta baja y dos pisos, mientras que el resto, cuyos frentes dan a las calles Bartolomé Mitre, Paraná y Montevideo, son de tres pisos. Tiene la forma de una herradura en cada una de cuyas puntas, se ubican las entradas, conformándose así un espacio cerrado en su conjunto, con una calle central empedrada y muy angostas veredas circundándola

Cuentan los vecinos que, antiguamente, al pasaje se ingresaba con ca­rruajes. Aún pueden verse sobre el borde de las veredas las pequeñas argollas para atar los caballos. Muchas de las chicas casaderas que vivían allí, salían de sus casas para dirigirse a pie, hasta la parroquia de Nuestra Señora de la Piedad del Monte Calvario, ubicada  justo donde comienza uno de los extremos de la herradura  que conforma el pasaje, que es donde se ubican las dos entradas al mismo.

Fue un sitio preferido por los artistas, pintores, escritores y músicos, cuyos talleres y melodías le daban al Pasaje un aire muy bohemio y espiritual. Allí vivió durante años el realizador de cine Enrique Carreras y su familia. En una de las casas del pasaje vivió por un breve tiempo el bailarín argentino JORDE DOMM, estrella del ballet del coreógrafo Maurice Béjart. Hoy, uno de sus vecinos es el músico Martín Pavlovsky,  hijo del dramaturgo Tato. Producciones fílmicas, spots publicitarios y tomas para televisión han tenido como escenario el pasaje La Piedad

Es conveniente saber que los pasajes porteños relevados suman hoy, unos 40, entre los que se destacan, el pasaje San Lorenzo (Defensa y Balcarce) y el Pasaje 5 de Julio (avenida Belgrano y Venezuela) hoy ya felizmente recuperados en su antigüo esplendor, esperando el mismo destino el de La Piedad y los otros 37 restantes (Texto elaborado con algunos datos extraídos de una nota de la periodista Susana Reinoso)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.