PÁNICO DE 1890

Con este nombre se recuerda la profunda depresión que derivó en una crisis económica y financiera que afectó a la República Argentina durante la presidencia de MIGUEL JUÁREZ CELMAN,  mientras que en el orden internacional, debido al exceso de crédito que le había otorgado a la Argentina, casi lleva a la bancarrota a la Casa Baring Brothers de Londres.

En la época de JULIO A. ROCA, la República Argentina había tomado crédito principalmente para la construcción de ferrocarriles y a la modernización de la ciudad y el puerto de Buenos Aires lo que produjo que en 1880 el país creciera de manera sorprendente con el modelo agroexportador puesto en marcha durante el gobierno del general ROCA,  pero las políticas liberales del gobierno del Presidente MIGUEL JUÁREZ CELMAN (1886-1890) lo llevaron a un período de especulación que creó una especie de “burbuja financiera”.

En 1888 las acciones del “Banco Constructor de La Plata” cayeron de 235 puntos a 160, desencadenando la segunda gran crisis económica en Argentina, conocida como la “Crisis de 1890”, que se iniciara con el “default” de 1827 y que provocó que la República Argentina ingresara en cesación de pagos por cuatro años. La crisis ocasionó la quiebra del Banco Nacional que junto con la crisis política que se puso  en marcha a partir de la “Revolución del Parque”, provocó la renuncia del Presidente MIGUEL JUÁREZ CELMAN, y el ascenso a la primera magistratura de su vicepresidente, el doctor CARLOS PELLEGRINI, bajo cuya gestión se creara el “Banco de la Nación Argentina”.

Un periodista de apellido MIRÓ, que firmaba como JULIÁN MARTEL, publica una obra con el título de “La Bolsa”, donde registra sus experiencias personales durante este “ctack” que paralizó al país en esos años. Hacia donde vamos? se preguntan los argentinos. Es que vamos hacia un abismo?, se preguntan consternados en todos los hogares. Reina el “agio” y nadie puede determinar el valor exacto y real del dinero que tiene en su cartera. La reducción del oro circulante y la depreciación del papel moneda, afecta seriamente al comercio y a la industria y consecuentemente, se extiende a todos los sectores de la población. Se culpa al Presidente JUÁREZ CELMAN de todo lo que pasa y la oposición se prepara encabezada por ARISTÓBULO DEL VALLE, LEANDRO N. ALEM, BERNARDO DE YRIGOYEN, BARTOLOMÉ MITRE y otros líderes políticos. Se respira la necesidad de un cambio de situación  y esa necesidad  es encauzada por ALEM. Mientras sus compañeros se preparan para derribar al Presidente, él lo hace para cambiar un sistema. Los descontentos ganan la calle y la adhesión es casi total. Hasta ROCA, pese a su parentesco con JUÁREZ CELMAN se une a los sediciosos y estalla la llamada “Revolución de 1890” (ver “La revolución de 1890” en Crónicas)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.