EL PACTO FEDERAL O LIGA DEL LITORAL (04/01/1831)

En el año 1830, durante el primer gobierno de JUAN MANUEL DE ROSAS, sus opositores, activos dirigentes del movimiento unitario, tenían ramificaciones en la Banda Oriental y en la provincia de Entre Ríos y fue en esta última, donde  el 1º de noviembre de 1830 estalló una revolución destinada a  derrocar a las autoridades federales, pero que finalmente fracasó, debido a divergencias que se produjeron entre sus líderes. Las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes, ya con anterioridad a estos sucesos, habían entablado negociaciones amistosas y producidas la revuelta de Entre Ríos y la creación del “Supremo Poder Militar” en Córdoba, se apresuraron a firmar en la ciudad de Santa Fe, el 4 de enero de 1831, el llamado “Pacto Federal” o “Liga del Litoral”

Los representantes de los gobiernos de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos, JOSÉ MARÍA ROJAS Y PATRÓN, DOMINGO CULLEN y ANTONIO CRESPO, respectivamente, sobre el antecedente de arreglos anteriores con el de Corrientes  y autorizados por sus respectivas Legislaturas, subscribieron el Pacto Federal o Liga del Litoral, al que casi enseguida se adhirió la provincia de Corrientes. En diecisiete artículos y dos adicionales, este Tratado, que reconocía la independencia, representación y derechos de las provincias contratantes, proveyó una base limitada para la unidad nacional. Estipulaba una alianza entre ellas contra toda agresión exterior o de otras provincias, garantizaba la libre circulación de personas y mercaderías, creaba una “Comisión Representativa de los Gobiernos de las Provincias Litorales”, que podía firmar tratados  de paz o declarar la guerra e invitaba a todas las provincias para que ingresaran a la Liga para organizar el país bajo el sistema federal  y propender al “engrandecimiento de la República, su crédito interior y exterior y la soberanía, libertad e independencia de cada una de las Provincias” y según el inciso 5o del artículo 16, se  invitaba a todas las demás provincias a fin de que “por medio de un Congreso General Federativo, se arregle la administración general del país bajo el sistema federal”.

En realidad, el principal objeto de esta Liga, aunque no explícito, era oponerse al Pacto de Unión y Alianza firmado por las provincias del centro y noroeste el 31 de agosto anterior, suscripto bajo la presión de las armas vencedoras de Paz, en cuyas manos se depositó el Supremo Poder Militar que dicho Pacto creara. A pesar de los pedidos que reiteradamente se le formularon, Rosas, nunca convocó a ese Congreso, pero por la inclusión de aquella cláusula se considera al Pacto Federal como uno de los “preexistentes” mencionados en el Preámbulo de la Constitución de 1853. El “Pacto Federal” es de gran importancia jurídica y como bien se ha dicho, guió el desarrollo institucional de la Argentina hasta el Congreso Constituyente de 1853 por lo que ha sido calificado como “ una  verdadera Constitución bosquejada a grandes rasgos”.

Muy pronto después, en el mismo año, la Liga Unitaria, promovida y concertada por el general PAZ, disminuyó su poder sustancialmente, al ser vencidas sus fuerzas  en el combate de La Ciudadela librado el 4 de noviembre de 1831 contra JUAN FACUNDO QUIROGA, quien derribará  luego a los gobernadores unitarios de San Luis y Mendoza potenciando así la debacle unitaria,  Una caída que tuvo consecuencias trágicas para la causa unitaria y un fortalecimiento de los federales de Rosas,  cuando el caudillo FELIPE IBARRA hiciera  otro tanto con el gobernador de Santiago del Estero, mientras que  Córdoba era invadida desde Santa Fe por los hermanos FRANCISCO Y GUILLERMO REYNAFÉ y  desde Buenos Aires ÁNGEL PACHECO vencía en el combate de Fraile Muerto a JUAN ESTEBAN PEDERNERA.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.