ORIGEN DE LA CIUDAD DE PILAR (11/10/1773)

Una ciudad más de dos veces centenaria,  fundada por un pequeño grupo de hombres y mujeres, integrado en su mayoría por aragoneses descendientes de quienes habían recibido de Juan de Garay, chacras y estancias en aquellos pagos. Estos pioneros, formaron un pequeño pueblito en torno de una humilde capilla que había sido erigida en lugar, para rendir culto público a una imagen de Nuestra Señora del Pilar, que poseía la vecina María Cabezas y que mediante decreto del virrey Vértiz del 11 de octubre de 1772, fue elevada a la categoría de curato, cuyo primer titular fue el presbítero Vicente Arroyo. Una vez más la fe religiosa, expresada a través de una hu­milde capilla de adobe y paja donde se veneraba una antiquí­sima imagen de la Virgen, constituía la simiente de una nueva población, que comenzó a crecer junto a la margen derecha del río Lujan.

Pero su ubicación frenaba el progreso de esa comunidad, de­bido a las periódicas crecidas del río, por lo que, luego de prolongados trámites iniciados e n 1798, el Gobierno aprobó el cambio de ubicación mediante un acuerdo firmado el 3 de junio de 1818. Los pobladores se trasladaron así a una zona ubicada a “una milla junto al camino real a Buenos Aires”, donde en 1821 comenzó a construirse —”con un presupuesto de 9679 pesos reales corrientes”— la iglesia actual, un año después de haberse firmado el Tratado del Pilar, en la antigüa capilla que la precediera. A partir de entonces, el espíritu tesonero de sus habitantes fue transformando y haciendo crecer aquel pueblito hasta convertirlo en la ciudad que hoy constituye un orgullo del oeste de la provincia de Buenos Aires.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.