ORIGEN DE LA CIUDAD DE MERCEDES (25/06/1752)

Comienzan a poblarse los alrededores de la “Guardia de Luján y así nació la actual ciudad de Mercedes, en la provincia de Buenos Aires: Como tantas otras poblaciones del país, que crecieron al amparo de Fuertes y Fortines que sembraron la frontera sur de Buenos Aires para defenderla ante los ataques de los indígenas. No hubo acto de fundación, ni se erigió “palo de justicia”, ni se hizo reparto de tierras. Los documentos más antiguos testimonian que una compañía llamada “La Valerosa”, compuesta de 50 hombres pobremente armados con lanzas, sables y carabinas llegó al lugar ubicado “más allá del palo de Luján” entonces conocido como “Laguna Brava”. Los soldados levantaron un modesto fortín de madera que apenas era suficiente para resguardar a la tropa de los malones pampas. Ocho años antes el Cabildo había decidido poner límite al ataque de los indígenas construyendo fuertes de fronteras en los alrededores de Buenos Aires y una de las zonas más castigadas era la “frontera de Luján”, donde se montó la primera defensa con destacamento permanente de la provincia y en 1854 se lo bautizó “Villa de Mercedes” a causa de la devoción de los pobladores por la virgen de la Merced. Además de su función defensiva, durante muchos años fue el punto de partida de las expediciones que partían en busca de sal para proveer a la capital. Alrededor del fuerte se fue reuniendo un pequeño rancherío que muchas veces quedaba sin protección porque, ante la falta de pago, los soldados abandonaban el lugar. A mediados del siglo XIX comenzaron a llegar inmigrantes irlandeses, italianos, franceses y españoles. En la actualidad el paisaje, las iglesias y los museos de Mercedes son un fuerte atractivo para los turistas, además de sus famosos embutidos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.