ORIGEN DE LA CIUDAD DE LA PLATA (19/11/1882)

Después de muchos años de enfrentamientos sangrientos y de haber sido designada Buenos Aires como capital de la República, era necesario crear una capital para la provincia de Buenos Aires y comprendiéndolo así, su gobernador, el doctor Dardo Rocha, pocos días después de asumir el mando, en mayo de 1881, dispuso que se iniciaran los estudios para determinar el lugar en que debía establecerse la nueva capital de la provincia, según lo resuelto en octubre de 1882. En principio fueron consideradas las zonas de Campana. Lomas de Ensenada y Zárate y en segundo lugar, Quilmes, Olivos y San Fernando. También se pensó en algún momento en la ciudad de Mar del Plata. Por fin fue elegido el Municipio de Ensenada, frente al puerto del mismo nombre y con un ejido de seis leguas cuadradas.

El 14 de marzo de 1882 el doctor Dardo Racha, elevó un mensaje a la Legislatura Provincial acompañando un proyecto por el que se declaraba capital de la provincia de Buenos Aires el municipio de la Ensenada. El proyecto fue aprobado con algunas reformas, siendo la más importante la que se refería al nombre de la futura ciudad. La tradición atribuye a JOSÉ HERNÁNDEZ, autor de “Martín Fierro”, la idea de bautizar a la nueva ciudad con el nombre de “La Plata”. El 1º de mayo de ese año se promulgó la ley declarando capital de la provincia de Buenos Aires al municipio de la Ensenada y ordenando la fundación de una ciudad que se denominaría “La Plata”. Finalmente, el 19 de noviembre de 1882, el doctor DARDO ROCHA, colocó la piedra fundamental de la que sería la ciudad costera de La Plata, al sudeste de Buenos Aires y con ello se da por fundada esta ciudad, que será la futura  capital provincial.Fue un día de calor insoportable. En el terreno que actualmente ocupa la Asistencia Pública se sirvió un asado preparado por el poeta José Hernández. La ceremonia de la colocación de la piedra fundamental se llevó a cabo a las dieciséis. Hablaron DARDO ROCHA y VICTORINO DE LA PLAZA, este último en nombre del entonces presidente de la República teniente general JULIO A. ROCA. El acta de fundación fue firmada en dos ejemplares: uno se colocó en una urna y el otro ha desaparecido. Por ley de 8 de agosto de 1952 se cambió el nombre original por el de Eva Perón,  volviendo a su primitiva denominación en septiembre de 1955.

Diseñada y construída bajo la dirección del arquitecto nacido en Buenos Aires, PEDRO BENOIT (1836-1897), según expresas directivas de Dardo Rocha, para levantar la ciudad de La Plata se pusieron en juego todos los recursos técnicos y humanos disponibles. Fue necesario tender tres líneas férreas de 90 kilómetros que sirvieron para transportar millares de toneladas de cal y piedra que fueron traídos desde muy lejos porque no había materiales de construcción en la zona. Se reunieron miles de obreros que enseguida comenzaron a trabajar en un ritmo febril. De inmediato se levantaron más de cien hornos de ladrillo ya que no había ninguno en el lugar y en pocos meses la ciudad comenzó a ser realidad. El mismo arquitecto Benoit, realizó el trazado,  planeó y dirigió la construcción de casi todos los edificios oficiales, entre ellos, la Catedral y la Iglesia de San Ponciano y a principios de 1883, se instalaron en el lugar los arquitectos y constructores italianos Juan Buschiazzo, Angel Fiorini, Pedro Rimoldi y Luis Gamba, quienes con el concurso de 4.000 albañiles y obreros italiano, pusieron manos a la obra y la ciudad comenzó a surgir.

Una de las primeras obras en iniciar su construcción fue la Catedral, y la obra, puesta a cargo del arquitecto LUIS GAMBA, comenzó en 1882 y se terminó en 1884. Luego se levantaron el Ministerio de Gobierno y Hacienda, el Departamento de Policía y Bomberos, la Iglesia parroquial, el hospital, el Banco de la Provincia y el Hipotecario y la estación del ferrocarril. Bajo la atenta participación de Rocha, se tendieron tres líneas férreas de noventa kilómetros y se proyectó la apertura de más de 2.000 kilómetros de caminos que debían converger en la nueva capital que pronto estuvo también conectada por la red telegráfica. Se construyeron más de cien hornos de ladrillos, se llevaron desde Buenos Aires miles de toneladas de cal y piedra. Se empedraron las calles, se tendieron cables del alumbrado eléctrico y se establecieron las aguas corrientes. Fue un milagro de la voluntad y del tesón humano. En pocos años, la nueva ciudad pasó del proyecto a la realidad; del plano a la construcción en una llanura desierta, junto a un bosque artificial.

En el corto plazo de un año y medio ya estaban casi listos la mayoría de los edificios públicos y numerosos privados. Ya había 1.500 casas particulares y el 15 de abril de 1884, se instalaron las autoridades, cuando la ciudad ya tenía 20.000 habitantes, de ellos 15.000 italianos. Concebida con fastuosidad y creada con abundancia, se le­vantaron los palacios públicos como hitos gigantescos del desarrollo urbano. Sarmiento dijo en 1886: “En cuatro años hemos visto aparecer donde antes habla una ciénaga, un puerto como el de Port Said, en el istmo de Suez, y en la lla­nura, una ciudad como Buffalo”.

1 Comentario

  1. Anónimo

    La Catedral se empezó a construir en 1884 y recién se terminó parcialmente en 1932

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.