O’HIGGINS, EL MEJOR AMIGO DE SAN MARTÍN

“Como sé que usted es el mejor amigo de mi tatita, yo le he suplicado me permita tomarme la libertad de saludarlo, como igualmente a su señora madre y hermana, a las que deseo vivamente conocer. Se ofrece a su disposición, su atenta servidora

Mercedes” Esta esquela, fechada el 1º  de marzo de 1832, fue escrita por la hija del general SAN MARTÍN. Su destinatario: BERNARDO O’HIGGINS, el mejor amigo  (según algunos historiadores) y compañero de glorias del Gran Capitán.

SAN MARTÍN y O’HIGGINS se hallaban a en ese entonces en el exilio: el primero en París y el segundo en Lima. Una enorme distancia los separaba, pero, pese a ello, mantuvieron firme su amistad expresada a través de una afectuosa co­rrespondencia, que sólo se interrumpió con la muerte de O’HIGGINS. Ambos habían conquistado la libertad de Chile, y ambos habían contribuido también a asegurar la emancipación del Perú. Gracias a su esfuerzo, el poder español en América fue definitivamente liquidado. Compañeros en las horas de lucha, lo siguieron siendo en los momentos amargos del destierro. Esa comunidad de gloria e infortunio se refleja en las cartas que intercambiaron.

Así decía O’HIGGINS a SAN MARTÍN, el 16 de agosto de 1828: «Compañero y amigo, el más amado: No admiro tanto el tesón con que la facción, la ambición y la demagogia nos persiguen sin cesar, como inaudita ingratitud de casi todos aquellos que, además de sacarlos del afrentoso yugo español, deben a nuestros sacrificios y a nuestros extraordinarios esfuerzos, una existencia y una dicha que gozan, sin permitirnos siquiera el reposo debido a nuestro carácter y benevolencia. ¡Qué detestable y espantosa ferocidad! ¿Qué ciudadano animoso querrá ejercer su be­nevolencia en servir a la Patria, cuando en nuestro ejemplo temerá, con razón, que el pago de su generosidad,  sea la misma negra ingratitud e implacable odio?»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.