OCHO PIRATAS EN MAR DEL PLATA (12/01/1742)

Ocho piratas desembarcaron  en Mar del Plata en busca de víveres. La historia había comenzado dos años antes, cuando el almirantazgo inglés envió seis naves hacia el Pacífico en una misión secreta que nunca fue develada. Uno de los barcos, con 83 tripulantes y al mando del corsario WAGNER, se encontró frente a un terrible temporal que lo llevó a encallar en un arrecife. Los hombres llegaron a la isla de Chiloé y durante cinco meses vivieron miserablemente, asediados por el hambre y el frío. Habían levantado precarias chozas de madera, dirigidos por el carpintero de a bordo, mientras todos se dedicaban a construir algo parecido a una goleta para poder partir. Finalmente estuvo lista y la llamaron “Speedwell”. Como resultó muy chica, algunos hombres debieron quedarse en la isla y otros debieron embarcarse en un bote auxiliar. El destino era las costas del Brasil, considerado país amigo de los ingleses.

El viaje fue terrible: muchos murieron de hambre, el bote zozobró y sus tripulantes fueron abandonados en la costa patagónica. Por fin, en el verano de 1742, la “Speedwell” se encontró frente a lo que mucho después sería cabo Corrientes. El capitán envió ocho hombres a la costa para que trajeran víveres. Mientras estaban en tierra, una tormenta atrasó su vuelta a la goleta y fueron abandonados allí.. Los hombres eran: GUY BROADWATER, SAMUEL COOPER, BENJAMÍN SMITH, JOHN DUCK, HOSHUA CLINCH, JOHN ANDREWS, ISAAC MORRIS y JOHN ALLEN. Uno de ellos describió el lugar como “tierra deliciosa”, aunque lamentó que solo hubiera “foca hedionda” para comer. Los ocho piratas tuvieron distinta suerte: Smith y Broadwater fueron asesinados. Allen y Clinch, desaparecieron. Los restantes cayeron en poder de los indios. Duck fue vendido como esclavo, cerca de Córdoba, y los demás, después de un largo cautiverio, pudieron llegar a Buenos Aires, previo pago de un rescate.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.