NEPOTISMO Y CUENTAS CLARAS EN LOS ALBORES DE NUESTRA PATRIA (1807)

Quizás haya algunas cosas nuevas bajo el sol, pero lo de poner a la familia en cargos de gobierno parece que no es una de ellas. Santiago de Liniers, que fue virrey después de la primera invasión inglesa, fue acusado de “tener muchos parientes en puestos públicos y cobrar honorarios por su título, como general, y como virrey, a pesar de la po­breza del erario”, cuenta Roberto Hosne en su libro Historias del Río de la Plata”. También lo acusaban de despilfarrar dineros públicos “arruinando al erario con sueldos exorbitantes”. Después de la Revolución de Mayo, la Primera Junta se cuidaba de que sus cuentas estuvieran muy claras. En el diario “La Gazeta de Buenos Aires”, del 22 de junio de 1810, se informa que se han nombrado varios jueces y se detalla que “estos nombramientos han sido extendidos con la expresa condición de que no gocen más sueldo que dos mil y quinientos pesos y que no tengan tratamiento ni otro trage (sic) que el de Abogados. El concepto público de estos individuos será un nuevo vínculo a la confianza del Pueblo: no son obra de un favorito que encontraba en los empleos, los medios de satisfacer las pasiones…”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.