NAVES DE PERMISO (1700)

Los barcos extranjeros a los que se les permitía entrar en los puertos de las colonias de España en América, con fines comerciales, eran las llamadas naves de permiso. Durante el período colonial, el sistema comercial mercantil altamente estructurado de España, monopolizaba el comercio de sus colonias, pero se aceptaba cierto tráfico limitado con países extranjeros, a cuyos barcos se les permitía entrar en los puertos con fines comerciales autorizados para ello.

En 1713, Inglaterra obtuvo esta autorización para comerciar, mediante la firma del Tratado de Utrecht y en la década de 1790, recibió un “Asiento” (permiso para traer esclavos). Debido a la presión ejercida por los conflictos que se desarrollaban en Europa y la falta de barcos, que éstos ocasionaban, los privilegios comerciales se hicieron extensivos a otros países y las “naves de permiso” desaparecieron, como sistema de comercio excluyente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.