Mistol del zorro

Este arbusto, nativo y muy abundante en los “montes criollos” del noroeste argentino, no tiene nada que ver con el majestuoso “mistol”, que se yergue hasta 25 metros de altura en las selvas misioneras, produciendo un fruto dulce y comestible. El “mistol del zorro”, en cambio,  tiene un fruto amargo, que solamente es aprovechado por algunos animales de gustos muy rústicos, especialmente por las cabras. Esta diferencia de sus frutos con los del “mistol” a secas, le ha sugerido a los lugareños su nombre, basándose en una vieja leyenda que narra las picardías de “Juan el zorro”, sobrino del tigre y prototipo de la astucia en casi todas las regiones de la Argentina.  Según esa leyenda, en el comienzo de los tiempos, don Juan, engañó a unos pájaros golosos, vendiéndoles “una rica y abundante cosecha de mistoles”, que luego, lejos de ser de frutos ricos y sabrosos, eran los de este arbusto, amargos y desagradables, quedando así bautizado este arbusto, como el “mistol del zorro” y dando origen al modismo criollo  “es como mistol del zorro”, sinónimo del clásico “dar gato por liebre”.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.