MEDALLAS CONMEMORATIVAS DE LA INDEPENDENCIA DE PERU (28/07/1821)

Luego de ser declarada la Independencia de Perú,  desde el estrado levantado en la Plaza Mayor de Lima, donde se encontraba el general SAN MARTÍN, y desde los balcones del Palacio de Gobierno, se lanzaron a la multitud,  monedas y medallas de plata. Estas últimas, fabricadas expresamente para festejar el acontecimiento, habían sido acuñadas en la Casa de Moneda de Lima, bajo control de los patriotas. Las medallas que conservaron para la posteridad la memoria de tan magna fecha eran de dos tipos; las más grandes,  se habían acuñado utilizando los cospeles de las monedas de 8 reales, y llevaban en el anverso un sol pe ruano de treinta y dos rayos rectos radiantes, alternándose cortos y largos. La leyenda, que se continúa en el reverso, dice así: «Lima libre juró su Independencia en 28 de julio de 1821 – Bajo la protección del Egército Libertador del Perú,  mandado’por San Martin». Las más chicas, similares a las anteriores en la leyenda, se diferencian por llevar en el an­verso un sol de rayos rectos y flamígeros alternados. Se sabe que se acuñaron algunos ejemplares de oro, pero no ha llegado ninguno hasta  nuestros días.

Estas mismas medallas fueron reproducidas por el gobierno peruano en 1849, 1850, 1851, 1863 y 1864, y la provincia de Córdoba se inspiró en el mismo sol,  para sus emisiones monetarias locales a partir de 1844.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.