MANUEL BELGRANO, DE BRILLANTE ABOGADO A BRILLANTE GENERAL

Jean Adam Graaner (1782- 1819),  oficial sueco agente de su país en la Argentina, hizo dos viaJes a nuestro país en 1816 y 1819. Presenció el Congreso de Tucumán y conoció a MANUEL BELGRANO. En uno de los informes que le enviara a su gobierno dijo:

“El general Belgrano,  hijo de italiano, doctor en leyes, ex secretario de la Tesorería de Buenos Aires, hombre de talento y energía, muy adicto al nuevo sistema americano, fue designado comandante en jefe del Ejército y se desempeño bien en esa tarea. Mantuvo una disciplina hasta entonces desconocida y venció en las batallas de Tucumán y Salta al general español Tristan. Entro nuevamente en el Perú y en una falta atribuida a su nexpenencia y credulidad, fue derrotado en Vilcapugio. Cuando reemplazó a Rondeau en el mando de estas tropas, se encontró con que cada oficial mantenía una o vanas mujeres en el campamento y que el equipaje de un oficial subalterno ocupaba a menudo 30 ó 36 muías. Él cambio todo eso. Gran cantidad de oficiales fueron dados de baja, las mujeres y las muías de equipaies han desaparecido de a escena y las comedias, los barriles de alcohol y los juegos de azar han sido desterrados”

El general JOSÉ DE SAN MARTÍN. por otra parte, en carta dirigida el 12 de marzo de 1816 al Congreso de Tucumán,expresa: “En el caso de nombrar quien deba reem- olazar a Rondeau yo me decido por Belgrano. Éste es el mas metódico de todos los que conozco en nuestra America. Lleno de integridad y t’alentó natural, no tendrá  los conocimientos de un Moreau o un Bonaparte en cunto a milicia, .pero créame  usted,  que es lo me¡or que tenemos en ia America del Sur”

Agreguemos también, que el entonces coronel TOMAS DE IRIARTE conocio a BELGRANO en Tucumán a princioios de 1818 y escribio en sus famosas “Memorias”: “El general Belgrano era un nombre muy ilustrado. Sus conocimientos militares no eran extensos, pero estaba adornado de virtudes cívicas en grado eminente. Su desprendimiento era ejempiar, la probidad personificada . Abrazó con calor a carrera de las  armas y sus costumbres cambiaron rotundamente, haciendo una repentina transición de la molicie a la austeridad de un soldado”,”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.