LOS PUESTEROS DE LA RECOVA (02/12/1802)

La Recova fue construida para mercado. No conmemoraba hecho alguno (ver La Recova). Colocada entre el fuerte y el Cabildo, los dos centros del movimiento político y social de la ciudad de Buenos Aires, permaneció allí como mudo testigo, dejando pasar bajo su arco central, con igual impasibilidad, míseros esclavos, humildes obreros, ricos vecinos, ilustres generales y hábiles comerciantes.. El 2 de diciembre de 1803 el Cabildo de Buenos Aires, luego de reunirse con representantes de los feriantes que ocuparán puestos para la venta de sus productos en la Recova, dicta las normas siguientes expresando;

“En esta sede trataron y conferenciaron los señores sobre que la Recova, que se ha construido en la plaza Mayor de esta ciudad, se hallaba ya en disposición y convenía que empezase a servir a los fines para que ha sido hecha, así para que al público se le suministren los comestibles con oportunidad y aseo, como para que los precios de esos comestibles se puedan arreglar, sin los fraudes que se experimenta con la arbitraria dispersión,  sin que el Regidor Fiel Ejecutor pueda evitarlos”.

Considerando se atendía a todos estos objetos, se acuerda la instrucción bajo los puntos siguientes: Primero. Que mediante a haberse construido dicha Recova para reunir en ella todos los comestibles que concurren diariamente a la plaza de cual­quier clase que sean, como también para mudar los puestos que se mantienen en las bocacalles y cuartos inmediatos, y quede la Plaza y las veredas desembarazadas,  se ejecute esta reunión en la Recova, para que se dejen libres y se desembaracen la Plaza y las veredas…

Segundo. Se señala por ahora la primera media Recova inmediata a la casilla del Fiel Ejecutor,  en la frente que mira al poniente, para vender la carne en los diez cuartos que comprende  Al frente de estos cuartos y en la vuelta que da por el extremo sur, se colocarán los vendedores de carnero, tocino, menudos, patas, etc., y en la otra vuelta que está entre los dos arcos principales del medio, se colocarán to­dos los vendedores de aves. La otra media Recova de la parte del Norte frente al poniente, se señala para todo lo que es hortalizas  y en lo que sobre a los hortelanos,  se colocarán los vendedores de toda especie de frutas. El frente que mira al este de la otra media Recova de la parte del sur, se señala para que en ella se coloquen los mercachifles que ahora ocupan la Vereda Ancha y la Plaza, o sea en los cuartos o debajo del corredor.  El renglón del pescado lo colocará el Regidor Fiel Ejecutor, donde mejor viere convenir mediante a que éste tendrá presente que, en los días de precepto, es sólo cuando concurren los vendedores de este renglón, y entonces falta la carne

Tercero... que el alquiler de los cuartos de dicha Recova deberá ser según se contratare con cada uno de los que hayan de ocuparlos, bien que el arrendamiento será limitado al término de un año (“Buenos Aires colonial. Edificios y costumbres”, José Antonio Pillado, Buenos Aires, 1910.

(1), El Regidor Fiel Ejecutor era un funcionario permanente del Cabildo, encargado de los abastos de la ciudad. Su responsabilidad principal consistía en fijar los precios y controlar las pesas, medidas y monedas que utilizaban los comerciantes. También era responsable del aseo y ornato de la ciudad (Wikipedia).
(2). Cuartería:  Casa de vecindad, edificio o inquilinato de piezas habitacionales pequeñas, ocupadas en su mayor parte por familias con escasos recursos económicos que comparten generalmente un cuarto de baño y un patio comunes (Wikipedia).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.