LOS PAYADORES (1894)

Entre 1894 y 1895 se realizaron famosas “payadas”, en las que se reflejaban los avatares de la politíca argentina con especial fervor y los payadores gozaban de gran prestigio. La “payada”, una contienda poética y musical entre dos cantores que improvisan sobre un tema que se les impone, era a fines del siglo XIX, un género tan popular que se presentaba en Teatros y Circos. Había humildes payadores de pulperías y otros con nombres famosos que concitaban la atención de toda la prensa nacional. El más célebre de ellos fue “el negro GABINO EZEIZA”, un músico intuitivo que aprendió ese oficio de chico, escuchando a otros en los almacenes de San Telmo y antes de cumplir los 20 años, ya se animaba a desafiar a los maestros de la payada. Recorría los pueblos y su presencia se anunciaba en los diarios, mediante un gran despliegue de sus habilidades y de su disposición a aceptar desafíos de quienes quisieran competir con él.

El 1º de julio de 1894, en el Teatro Apolo de Buenos Aires, hubo una payada pública entre el oriental JOSÉ MADARIAGA y el argentino PABLO J. VÁZQUEZ, que terminó en el teatro Florida de Pergamino, con la victoria del payador argentino. La crónica de ese famoso encuentro, ofrecida por el díario “La Prensa”, consigna que …. “refiriéndose VÁZQUEZ a su canto durante  su estadía en Montevideo, dijo que había cantado las glorias argentinas y diseñado la figura política del doctor. Alem, lo que le valió muchos aplausos”. Envalentonado por este éxito, a mediados de julio de 1894, Vázquez desafió públicamente a GABINO EZEIZA y éste le contestó por telegrama, aceptando el desafío.

El contrato firmado por los representantes de ambos payadores, establecía un encuentro en el teatro Florida de Pergamino, en los días 13 y 14 de octubre y la obligación de payar nuevamente en Rosario o en Buenos Aires. La payada se organizó muy formalmente, con jurado y reglamento incluídos. Los temas establecidos fueron: el descubrimiento de América, el hogar, el porvenir de la patria, la opinión pública y la sociedad. La payada comenzó el 13 octubre y finalizó la noche siguiente y los diarios de Buenos Aires destacaron enviados especiales y ofrecieron amplías crónicas de sus pormenores y publicaron luego los textos cantados por ambos payadores.

Un jurado especial declaró la victoria de GABINO EZEIZAZEIZA se le entregó un Diploma de honor y un premio en dinero. En 1895 otro payador famoso llamado JOSÉ MARÍA SILVA, amigo de EZEIZA, se presentó en el circo Raffetto, donde actuaban los PODESTÁ, y en 1896 payó con JOSÉ MADARIAGA en el teatro Doria. GABINO EZEIZA, con sus payadas y brillantes improvisaciones se convirtió en leyenda y a pesar de que cobrarba y muy bien por sus presentaciones, nunca le sobró el dinero. En 1892 ganó la Lotería y se compró un Circo, pero como era un militante radical muy combativo, tenía muchos adversarios políticos y éstos se lo incendiaron. Murió en 1916, sin haber sido vencido jamás en una payada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.