LOS CONVENTILLOS (14/11/1907)

Se calcula que en 1907 más de 150.000 personas, el 10% de la población de la Capital, vivía en 2.500 conventillos ubicados especialmente en San Telmo, La Boca, Barracas, Socorro y Balvanera. Años atrás, estos edificios habían sido mansiones que los ricos abandonaron para irse hacia el norte de la ciudad y cada pieza se convirtió en el hogar de una familia. Los inquilinos compartían un solo baño y en algunos cuartos vivían hasta diez personas, en condiciones de deplorable hacinamiento. El lujo de tener ese techo miserable costaba alrededor del 25% del salario de un obrero, pero a principios de 1907 los propietarios elevaron los alquileres porque les habían subido los impuestos. Muchos inquilinos eran inmigrantes vinculados a los incipientes movimientos obreros y fundaron una liga para oponerse a los aumentos. Como sus reclamos no fueron escuchados, a fines de agosto decidieron dejar de pagar los alquileres. La huelga se inició en el conventillo llamado “Los Cuatro Diques”, ubicado en la calle Ituzaingó 279 al 325. Pronto se extendió a todos los conventillos de la Capital y también se plegaron inquilinos de La Plata, Mar del Plata, Mendoza y Córdoba. Exigían una rebaja del 30% en los alquileres, supresión de los tres meses de depósito y la promesa de que no se tomarían represalias contra los huelguistas. Los propietarios no aceptaron y se presentaron ante los jueces, que ordenaron los primeros desalojos. Entonces comenzó la resistencia, protagonizada especialmente por las mujeres, que se defendían con escobas y baldes de agua hirviendo. El 14 de noviembre de 1907, la Policía inició el desalojo del conventillo “Los cuatro Diques”, donde se había iniciado la huelga de inquilinos, una de las protestas sociales más fuertes y organizadas de principios de siglo y finalmente el conventillo fue tomado por 250 hombres armados, y su caída marcó la declinación de la huelga, que terminó pocos días después.

3 Comentarios

  1. Anónimo

    hola

    Responder
  2. Anónimo

    no me gusto

    Responder
  3. Anónimo

    muy bueno

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.