LOS ALBARRACIN

ALBARRACÍN es un apellido de origen árabe, supuestamente derivado del de una rama que descendía del jefe sarraceno AL BEN RAZIN que en el siglo XII se estableció en España, se convirtió al cristianismo y fundó una familia. El origen de los Albarracín  en la provincia de San Juan, se remonta a los tempranos días de la colonización y sus miembros han participado significativarnente en la vida pública y el desarrollo histórico de su provincia natal y del resto del país. Su miembro más conocido es DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO, cuya madre, PAULA ALBARRACÍN DE SARMIENTO (1778-1861), provenía de la rama empobrecida de la familia. El mismo SARMIENTO reconocía el origen árabe de su familia, supuestamente descendiente del jefe sarraceno.  En 1846, Sarmiento, visitando a los árabes en Argelia y confundido con uno de ellos, se impresionó por las similitudes entre sus vidas y la suya y propia en su provincia de San Juan y llegó a percibir una cercana relación entre el árabe y el gaucho argentino, encontrando en esta vinculación, una causa de la desalentadora dificultad para incorporar la orgullosa “civilización europea a aquellos argentinos que él llamaba bárbaros“. Algunos de los Albarracín que merecen especial mención son:

JOSÉ TOMÁS ALBARRACÍN (1779-?), Actuó corno Gobernador durante breves intervalos en el período 1829-1832, cuando San Juan, como casi toda la Argentina, sufría con los avatares políticos.

SANTIAGO ALBARRACÍN (1800-1869). Coronel. Siguió la carrera militar a lo largo de toda su vida; se incorporó al Ejército de los Andes, pero fue asignado al servicio de guarnición de San Juan. En 1825 se unió a las fuerzas de Sucre .en el Alto Perú (Bolivia) y luchó allí en los últimos encuentros con los realistas; sobresalió en la Guerra contra el Brasil, salvando apenas su vida en la batalla de Ituzaingó; combatió en las campañas contra los indios; se unió al general PAZ en las luchas contra ROSAS y luego pasó varios años en el exilio; regresó después de Caseros y cuando estalló la Guerra contra el Paraguay ofreció sus servicios, pero el general MITRE le expresó que ya había servido suficientemente bien a su patria y que se había ganado el retiro.

iSIDOORO ALBARRACÍN (1838-1889). Después de obtener su título de abogado en Buenos Aires, regresó a San Juan para practicar su profesión, para dedicarse a sus plantaciones experimentales de uvas francesas y de moreras y para brindar sus servicios como miembro fundador y primer presidente de la Biblioteca Franklin (1866); desempeñó altos cargos judiciales en San Juan, Mendoza y finalmente en La Plata, donde falleció el 16 de mayo de 1869.

ALBARRACÍN DE GODOY, Candelaria (1839-1920). Educadora. Nació en San Juan el 9 de diciembre de 1839. Se casó con José Manuel Godoy en su ciudad natal y desde joven se consagró a la enseñanza en su escuela particular, que más tarde fue oficializada y continua en funciones con el nombre de FRANCISCO NARCISO LAPRIDA. Dirigió después otras escuelas fiscales, y, tras su jubilación, dedicó sus esfuerzos a la beneficencia. En 1885 ingresó en la Sociedad de Beneficencia de San Juan, llegando a la presidencia de la misma en 1888, cargo para el que fue reelecta en 1894 y 1897. Falleció en Buenos Aires el 24 de marzo de 1920. Una escuela de su provincia natal lleva su nombre.

ALBARRACÍN, Josefa (Pepita). Pianista y compositora. Nació en San Juan el 18 de noviembre de 1839.  Fue discípula del maestro BERUTTI y llegó a componer piezas de música clásica. Intervino en conciertos e interpretaba música propia y de célebres compositores.  El 25 de mayo de 1876, Berutti ofreció en San Juan un concierto de piano, para el cual pidió la colaboración de Pepita Albarracín, quien obtuvo en la oportunidad un gran éxito.

JUAN CRISÓSTOMO ALBARRACÍN  (1841-1899). Se graduó en la Universidad de Córdoba con grandes honores; dedicó su vida a la actividad pública y a la educación, en su gran parte en San Juan, pero aceptando otras responsabilidades en el orden nacional; en 1873, reemplazó a Avellaneda en el gabinete del presidente Sarmiento como Ministro de Justicia, Instrucción Pública y Culto; llegó a ser Presidente de la Suprema Corte de Justicia de San Juan y del Consejo General de Educación de su provincia. Realizó importantes contribuciones a la codificación de las nuevas leyes de irrigación; organizó el departamento de Obras Públicas;

ALEJANDRO ALBARRACÍN (1849-1899). Médico cirujano que se desempeñó también en 1877 como Presidente del Consejo Provincial de Educación; electo Gobernador de la provincia en 1890 por una coalición de partidos, llegó a ser el tercero en completar su mandato; fue rector del Colegio Nacional de San Juan y Senador nacional por su provincia en el período 1896-1898.

IGNACIO LUCAS ALBARRACÍN(1850-1926). Abogado. Hijo del coronel SANTIAGO ALBARRACÍN y sobrino de DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO. Obtuvo su doctorado en jurisprudencia en la Universidad de Buenos Aires. En 1878 se apartó de la vida política y pública y regresó a San Juan donde a partir de 1879, habiéndose fundado la Sociedad Protectora de Animales en su provincia, se dedicó a colaborar activamente con ella, luchando contra la incomprensión de una sociedad indiferente, para que los animales no fueran maltratados ni cazados despiadadamente. En 1885, sucedió en la presidencia de esa Institución a Sarmiento, su fundador, dedicando el resto de su vida a la promoción de esta causa. Murió el 29 de abril de 1926 y por eso, ese día, se festeja el “Día del animal”.

SANTIAGO  ALBARRACÍN (1855-1929). Capitán de Navío. Nació en la ciudad de Buenos Aires en 1855 en el seno de una familia que había prestado señalados servicios al país. Su padre era el capitán IGNACIO ALBARRACÍN y su abuelo, D. SANTIAGO R. ALBARRACÍN, unido con lazos de parentesco con SARMIENTO, había sido coronel de los ejércitos argentino y uruguayo (ver Santiago Albarracín)

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.