LLEGA EL PRIMER GRUPO ORGANIZADO DE INMIGRANTES JUDÍOS (12/1889)

LLEGA EL PRIMER GRUPO ORGANIZADO DE INMIGRANTES JUDÍOS. Llega en el vapor Weser un grupo de inmigrantes rusos judíos encabezados por el rabino AARON GOLDMAN y es el primer grupo organizado de inmigrantes que llega al país, luego de una asombrosa relación de vicisitudes. Fueron alojados en el galpón de la Estación Palacios, provincia de Santa Fe, donde vivían hacinados, lloraban la muerte de 61 niños arrebatados por una epidemia, buscaban changas miserables para poder subsistir, comían galleta dura y restos de alimentos que les arrojaban desde los pocos trenes que pasaban por esas vías recién tendidas y que hoy pertenecen al Ferrocarril Mitre. De tanto en tanto recibían alguna cabeza de ganado bovino que sacrificaban según el ritual, desaprovechando cortes que los criollos comían habitualmente. Se sabe que un grupo rezaba de manera continua y sistemática, tal como lo había aprendido en Rusia, para los demás no había festejo. Todos esperaban que se cumpliera el contrato de compra venta de tierras firmado en Buenos Aires con el hacendado Pedro Palacios, después que la hiperinflación desatada durante el gobierno de Miguel Juárez Celman los despojara de las prometidas tierras ubicadas en la bonaerense Pehuajó, señadas en París a Rafael Hernández bajo los auspicios de la ley inmigratoria dictada por el presidente Nicolás Avellaneda en 1876. Cuando los 824 pasajeros descendieron del barco en el Puerto de Buenos Aires, alrededor de 1.500 habitantes de Argentina se reconocían de religión judía; el Weser agregó nada menos que un 60% a esta cifra. Esas mujeres, varones y niños fundaron luego Moisés Ville, a 15 kilómetros del galpón ferroviario, cuando comenzó a cumplirse el contrato de colonización, y abrieron el camino por el que llegaron 35.000 inmigrantes bajo la conducción del barón Maurice de Hirsch, fundador de la Jewish Colonisation Asociation que adquirió, parceló y revendió a crédito a bajas tasas de interés medio millón de hectáreas en nueve provincias argentinas. Para el Centenario, en 1910, el inmigrante Alberto Gerchunoff inmortalizó con el nombre de “Los gauchos judíos” al grupo original y sus sucesores, viajeros de numerosos barcos. ¿Saben las nuevas generaciones que sus abuelos, bisabuelos y tatarabuelos llegaron exhaustos y perseguidos a la Argentina, que aquí conocieron la libertad y vencieron todo tipo de adversidades, entre ellas 80 grados de amplitud térmica, idioma, lucha contra la langosta y las pestes en una Argentina que era más una lejana promesa que una realidad tangible?. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.