LAS MILICIAS (14/01/1801)

Paralelamente con los “Blandengues” y aún desde antes de que este cuerpo se creara y después (reforzando su presencia), la otra fuerza con la que se contaba para proteger las fronteras amenazadas por los aborígenes, eran las llamadas “milicias”: cuerpos precariamente organizados, instruídos  y disciplinados que estaba integrados originalmente por “voluntarios” y más tarde por reclutados por medio de la “leva” (sistema de conscripción compulsiva que mandaba a servir a las fronteras a los “vagos y entretenidos” y muchas veces a los delincuentes para que cumplieran alguna pena por delitos cometidos). Pocas veces recibían sueldo y la mayoría eran incorporados “a ración”, es decir, a cambio de su servicio, se les proveía de lo necesario para su manuntencuión. Las antigüas “milicias” españolas, fueron reorganizadas a partir del “Reglamento para las Milicias, disciplinas de Infantería y Caballería del Virreynato de Buenos Ayres”, aprobado por S. M. y “mandado observar inviolablemente”.  Aprobado por Real Cédula del 14 de enero de 1801. ,la frontera quedó defendida por las siguientes unidades compuestas por milicianos:[

En la Frontera de Luján: Regimiento de Voluntarios de Caballería de la Frontera de Buenos Aires, con cuatro escuadrones y un total de 1.204 plazas

En la campaña de Buenos Aires: 5 compañías independientes a cargo del comandante de Frontera, distribuidas en 6 fortines, guarnecidos por el Cuerpo de Blandengues

En La Carlota: Compañía de Partidarios de la Frontera de Córdoba: con 100 plazas

En la ciudad de Mendoza: Regimiento de Voluntarios de Caballería de Mendoza, con dos escuadrones y un total de 600 plazas y la Compañía de Voluntarios de Artillería de Mendoza, con 54 plazas

En la ciudad de San Luis: Regimiento de Voluntarios de Caballería de San Luis: con dos escuadrones y un total de 600 plazas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.