LAS CASAS “CHORIZO”

La ciudad de Buenos Aires, había sustituído lentamente las casas de adobe y paja por viviendas construídas con muros de ladrillos, zaguanes con “puerta cancel”, patios interiores y habitaciones alineadas a lo largo de los patios, aprovechando así al máximo, las posibilidades que ofrecían la generalidad los lotes urbanos que medían 8,66 m. por 25/30 y aún más metros de fondo. Los frentes, por esa misma razón,  tenían escasas aberturas, pero la estructura interior les daba iluminación y ventilación a través de esos patios.

Según los especialistas, las casas con patios y habitaciones corridas, seguían el modelo del sur de España, que a su vez, fue un legado de la arquitectura romano´pompeyana. Los urbanistas, en general,  coinciden en que fueron los romanos, quienes  desarrollaron este tipo de viviendas y que los árabes conservaron el estilo, durante los 700 años que duró su ocupación en España.

El mismo esquema fue recuperado aquí, a fines del siglo XIX y comienzos del XX. Los maestros de obra de esa época, no tenían problemas para continuar con la tradición, porque casi todos ellos eran italianos inmigrantes y estaban prácticos en ella. La “casa chorizo”, que hoy muchos gustan reciclar, tiene pues su origen en la antigüa Italia, fue repetida por los andaluces a los largo de los siglos y definitivamente adoptada por los porteños, para quienes, aún ahora, es un símbolo de la arquitectura de la ciudad de Buenos Aires (Roxana Fernández para el diario Clarín).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.