LA UNIÓN CÍVICA DE LA JUVENTUD (01/09/1889)

LA UNIÓN CÍVICA DE LA JUVENTUD. En un mitin realizado el 1º de setiembre de 1889 en el Frontón de Buenos Aires (Córdoba 1130), que funcionaba en el Jardín Florida, quedó constituida definitivamente la Unión Cívica de la Juventud, que poco después dará origen a la Unión Cívical. Con Miguel Juárez Celman se consolidó lo que se llamó el “unicato” y en el país, comenzaron a resquebrajarse las estructuras productivas. El no ingreso de capitales, paralizó obras y precarizó servicios que eran escenciales y los efectos de la crisis comenzaron a hacerse sentir con vigor. El Estado sumó sus dificultades financieras a la creciente intranquilidad popular y nombres de personalidades que se habían mantenido al margen del acontecer de aquellos años y de otras que habían estado en la oposición activa, comenzaron a aparecer en reuniones y gestiones para estructurar una fuerza que enfrentase al “unicato” y evitase la defraudación ciudadana, especialmente de la juventud. Ante esta situación, comenzaron a actuar, entre otros, José Benjamín Gorostiaga, Aristóbulo del Valle, Bernardo de Irigoyen, Pedro Goyena, José Manuel Manuel Láinez, Vicente Fidel López, Leandro Alem y Bartolomé Mitre. Simpatizantes con las nuevas ideas que propiciaban estos jóvenes políticos que encabezaba uno llamado LEANDRO L. ALEM, comenzaron a reunirse a mediados de 1889 bajo la dirección de este fogoso dirigente, que los cautivaba con la fuerza de sus argumentos y la claridad de sus ideas. En el diario “La Nación del 20 de agosto de 1889 se publicó un artículo firmado por Francisco Barroetaveña donde bajo un encabezado que decía: “Tu quoque, juventud”, censuraba al “juarismo” y a ciertos jóvenes que se habían proclamado “incondicionales” del presidente y finalizaba efectuando una convocatoria: “La grandeza de las naciones depende del ideal que su se forme en las aulas; y la humillación de aquéllas proviene de las traiciones que los hombres hacen a sus ideales de jóvenes” Consecuencia inmediata de este artículo fue un acto público organizado por jóvenes universitarios y alumnos del Colegio Nacional y entre los firmantes de las invitaciones que se cursaron, estaban Barroetaveñ, Alvear, Le Bretón, Gallardo e Ibarguren. El texto, publicado en los diarios decía: “A la juventud”: Los que suscriben invitan a la juventud independiente de la capital, al meeting que tendrá lugar en el Jardín Florida, el domingo próximo 1º de setiembre) a la una y media p.m., para proclamar con firmeza la resolución de los jóvenes de ejercitar los derechos políticos del ciudadano, animados de grandes ideales, con entera independencia de las autorida- tuidas constituídas y para provocar el despertamiento de la vida cívica nacionall”. El año siguiente, el 13 de abril de 1890, decididos ya a constituirse en una nueva fuerza política, se reunieron en lo que se conoce como el “Mitín del Frontón” y se nombró una junta ejecutiva para poner en marcha el proyecto que los había convocado. Ubicado en la esquina de Florida y Paraguay, el Jardín Flo rida, era un recreo que ocupaba gran parte de la manzana, extendiéndose hacia Córdoba y Maipú. En la concurrencia, principalmente juvenil que llenó el lugar (inclusive un grupo de cadetes del Colegio Militar, quienes no trepidaron en concurrir con sus uniformes), estaba la semilla de la Unión Cívica Radical. Alem habló a las 30.000 personas que se encontraban presentes y en su discurso, atacó duramente al gobierno y exigió la participación del pueblo en la toma de decisiones. Otro de los oradores en esas circunstancias fue el general BARTOLOMÉ MITRE que dijo: “la resistencia y la protesta contra los que abusan del poder y contra la corrupción política que ha falseado las instituciones”, era un arma legítima de los pueblos. En su discurso el general Mitre recalcó que el gobierno del doctor Miguel Juárez Celman estaba “excluido de la vida pública, expulsado del terreno de la Constitución”. Como no había altoparlantes en aquel entonces, fueron varios los oradores que hicieron uso de la palabra desde distintos sectores del amplio terreno, destacándose de entre ellos Francisco Barroetaveña, Manuel Montes de Oca, Damián Torino, Narcelo Torcuato de Alvear, Aristóbulo del Valle, Leandro Nicéforo Alem, Pedro Goyena, Vicente Fidel López y Delfín Gallo. Por el momento, lo que allí nacía, se iba a llamar Unión Cívica de la Juventud. La chispa estaba encendida. El entusiasmo popular encontraba nuevamente a sus voceros e intérpretes, que supieron resumir en su “Declaración de Principios”, las preguntas y respuestas de toda la ciudadanía contemporánea (1), Cuando el mitin terminó, se organizó una manifestación hasta la Pirámide de Mayo. Había nacido un gran partido de oposición y eran los prolegómenos de la revolución que se avecinaba contra aquel presidente de la Nación y que iba a estallar en el mes de julio del mismo año. (1). Declaración de Principios de la Unión Cívica de la Juventud”; 1º. Constituír en esta capital un centro político bajo la denominación de Unión Cívica de la Juventud. 2º. Concurrir a sostener dentro del funcionamiento legítimo de nuestras instituciones, las libertades públicas, en cualquier punto de la nación donde peligren. 3º. Levantar como bandera el ejercicio del derecho da sufragio, sin intimidación y sin fraude y condenar toda intervención oficial en los trabajos electorales. 4º. Protestar contra todo acto que turbe o impida el libre ejercicio del derecho electoral y perseguir el castigo de los ibles por todos los medios legales. 5º. Proclamar la pureza de la moral administrativa de todas sus ramas. 6º. Hacer propaganda para levantar el espíritu público, inspirando a los ciudadanos un justo celo por el ejercicio de sus deberes cívicos. 7º. Propender a garantir a las provincias, el pleno goce de su autonomía y a asegurar a todos habitantes de la República, los beneficios del régimen municipal. 8º. Ayudar las iniciativas que tengan por objeto asegurar, por la acción propia de los ciudanos, los elementos de la de- fensa nacional. 9º. Tomar parte activa en los movimientos electorales, con- siderando el ejercicio del sufragio, como un deber del ciudadano. 10º. Invitar a la juventud independiente del resto de la República a constituír centros políticos, de acuerdo con los propósitos que quedan enunciados. 11º. Concurrir a un movimiento político general, que encarne los altos fines que persigue la juventud independiente.

2 Comentarios

  1. MARIO SANTIAGO CANTENYS

    Con Leandro N Alem, no solo nacio el Radicalismo, sino que tambien la democracia

    Responder
  2. vicente

    un historico ejemplo para la juventud actual precursora de la UCR

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.