LA REVOLUCIÓN DE MAYO, UN MOVIMIENTO POPULAR O UN GOLPE MILITAR?

El historiador y Profesor LUCIANO DE PRIVITELLIO, investigador del Conicet, la UBA y la Universidad de San Martin,  destaca a dos instituciones fundamentales en los sucesos de esos días: el Cabildo y las milicias conducidas por SAAVEDRA, y dice que desde el mismo momento en que la crisis de la monarquía española acelera el conflicto político en el Río de la Plata, “el Cabildo se postula como uno de los candidatos a suceder al poder”. Pero en esa época, el poder real lo tienen las milicias. Ningún historiador habla de un golpe militar, pero son muchos los que hablan de la «presión» que ejercieron los milicianos para desplazar al virrey CISNEROS. “Son ellos los que apoyan inicialmente la convocatoria al Cabildo Abierto del 22 de mayo, y son los que no aceptan a la Junta nombrada por el Cabildo el 24 de mayo. Finalmente, son los que imponen a la nueva Junta el 25 de mayo.

PRIVITELLIO explica que los diversos cuerpos de milicianos formados durante la Reconquista y Defensa de Buenos Aires contra las invasiones inglesas, son fuerzas militares más bien  escasas, instaladas en Buenos Aires. Hasta 1806 nadie hubiera elegido la carrera militar como vía de ascenso social y prestigio, pero todo eso cambia a partir de las invasiones. La milicia que más se destacaba era la de Patricios, comandada por CORNELIO SAAVEDRA. Pero allí estaban también otros protagonistas  de la Revolución, como DOMINGO FRENCH que junto a JOSÉ ANTONIO BERUTI formaba parte del ala más radicalizada del partido patriota (los futuros morenistas)

“Todos los testimonios apuntan a una indiscutible presencia popular y miliciana, tanto el 25 de mayo como los días previos, que fue lo que inclinó la balanza a favor de los revolucionarios. En el Museo Histórico Nacionalse exibe en sus vitrinas el petitorio que circuló para terminar con la Junta Provisoria encabezada por CISNEROS. Allí, FRENCH y BERUTI se pronuncian “por mí y 600 más”. Los exámenes muestran distintas tintas, una prueba de que circuló. Pero ¿quiénes eran los que sabían firmar en esa sociedad?», se pregunta GABRIEL DI MEGLIO, investigador independiente del Conicet, docente de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad de San Martín, que se dedica justamente a estudiar al “bajo pueblo”  porteño. o sea, esos grupos heterogéneos -que involucraban gente que vivía de su salario, artesanos, vendedores ambulantes-, que se movilizaron y proyectaron en la Revolución sus propias aspiraciones y tensiones raciales, sociales y económicas”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.