LA RENUNCIA DE ROSAS (03/02/1852)

Después de ser derrotado en la batalla de Caseros (03/02/1852), JUAN MANUEL DE ROSAS se retiró del campo de batalla acompañado solamente por un ayudante y herido en una mano.  Tomó el camino del paso de Burgos (al sudoeste del actual  puente Uriburu) y desde allí siguió al Hueco de los Sauces (hoy, Plaza Garay en la ciudad de Buenos Aires). Desmontó y sentado bajo un ombú, escribió, a lápiz , una nota que dirigida a la Junta de Representantes, contenía el parte de la batalla y su renuncia al cargo de Gobernador de Buenos Aires, diciendo:

“Creo haber llenado mi deber como mis conciudadanos y mis compañeros. Si más no hemos hecho en el sostén sagrado de nuestra independencia, de nuestra integridad y de nuestro honor, es porque más no hemos podido”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.