LA PULPERA DE SANTA LUCÍA (5/4/1929)

LA PULPERA DE SANTA LUCÍA. El 5 de abril de 1929, se cantó por primera vez “La pulpera de Santa Lucía”, el célebre vals en cuya letra se entretejen la historia y la leyenda de de Buenos. Los versos de Héctor Pedro Blomberg, acompañados por la música de Enrique Maciel, se escucharon por primera vez a través del micrófono de “Radio Prieto”, cantada por Ignacio Corsini. La canción, que evoca una historia de amor en tiempos de las luchas entre unitarios y federales, fue un éxito inmediato. Los primeros versos presentaban al personaje de la historia: la famosa pulpera que “Era rubia y sus ojos celestes/reflejaban la gloria del día/y cantaba como una calandria/la pulpera de Santa Lucía”. ¿Existió realmente esa mujer que terminó huyendo con un payador unitario?. En una entrevista publicada en 1940, Blomberg contó que se había inspirado en un relato de Camila, su nodriza negra. La mujer recordaba muchos sucesos de la época de Rosas y según su relato, hacia 1840 existía en el sur de la ciudad de Buenos Aires, un saladero en Barracas y numerosas pulperías. Allí paraban soldados y reseros, trabajadores del saladero y miembros de la temida “Mazorca”. En una de esas pulperías, propiedad de la “Parda Flora”, trabajaba muchacha rubia muy bonita, de la que estaban enamorados todos los clientes del lugar. Se cree que la joven era hija de un unitario que había en huído al Uruguay, escapando de Rosas y como en una quinta de la zona, se levantaba una capilla consagrada a Santa Lucía, Blomberg supuso que la mujer asistía a ese templo, y la llamó “la pulpera de Santa Lucía”. La leyendí afirma que la joven conoció a un payador llamado Miranda, partidario de los unitarios, y que huyó con él hacia un destino desconocido. En 1928, Blomberg le mostró su poema a Maciel, que le pidió permiso para ponerle música y así nació el inolvidable vals “La pulpera de Santa Lucía”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.