LA POSTA DE YATASTO (1812)

Yatasto, es el lugar, donde durante mucho tiempo se dijo, que el general MANUEL BELGRANO hizo entrega del mando del Ejército del Norte al entonces coronel JOSÉ DE SAN MARTÍN, el 17 de enero de 1814 (aunque alguno historiadores sostienen que el encuentro tuvo lugar el 29 de enero de 1814)

La “Posta de Yatasto” era una finca, o más exactamente como su nombre lo indica,  una antigua “posta”, situada cerca de San José de Metán, en la provincia de Salta y es conocida por las reuniones que allí se realizaron, principalmente entre quienes se sucedieron en el mando de dicho Ejército (Pueyrredón/Belgrano, Belgrano/San Martín). Está ubicada junto al río Yatasto (de ahí su nombre), y fue construida durante la época colonial entre fines del siglo XVII e inicios del siglo XVIII, para ser utilizada como lugar de reposo de los viajeros y para la remuda de las cabalgaduras de los vehículos que hasta allí llegaban en viaje hacia otros destinos.

El edificio de la posta que aún conserva algunas partes en pie (fue declarado “Monumento Nacional en 1941), pertenecía al casco de la estancia propiedad del coronel VICENTE TOLEDO PIMENTEL. La había heredado  y la restauró en 1784. Luego de la Revolución de 1810, habiéndose adherído a la causa de los revolucionarios de Mayo de 1810, apoyó a los ejércitos insurgentes que se desplazaban hacia el Alto Perú, mediante la contribución de 1300 caballos y 100 vacas al Ejército del Norte, cuando éste estaba al mando del general JUAN RAMÓN BALCARCE.

Constaba de dos plantas, construídas en su mayor parte con adobes encalados. En la baja tenía cuatro habitaciones contiguas, incluyendo una cocina con fogón a leña y estaba abierta por su lado sur a una galería con un alero, sostenido por columnas rectas de madera. En la planta superior había  una habitación a la cual se podía  acceder por una escalera de madera y que tenía una ventana que miraba al valle con un balcón voladizo. Los techos eran  “a dos aguas” y estaban cubiertos con  tejas musleras rojas de media caña. En la actualidad, solo una parte del edificio es la original. Hay aún restos de piedra que eran las paredes de las antiguas habitaciones y de una pequeña iglesia, mientras que los originales cimientos de piedra todavía se conservan a la vista del público que visita el lugar (ver “San Martín asume el mando del Ejército del Norte” en Crónicas).

1 Comentario

  1. JAUREGUI MARIA A.

    ACABO DE REGRESAR DE MI VIAJE Y NO PUEDO CALLAR AGRADECIENDO A LA PAREJA DE CASEROS,CUSTODIOS,DE UN TESORO COMO LA POSTA.NO SOLO ES ESTADO CON QUE LA MANTIENEN SINO SU CORAZON ABIERTO COMPARTIENDO CADA ESPACIO CON SUS INVALORABLES RELATOS.GRACIAS INFINITAS!!!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.