LA MUERTE DE IGNACIO WARNES (16/11/1817)

LA MUERTE DE IGNACIO WARNES. Un informe de la fecha del Capitán de Granaderos MARIANO RENDÓN, perteneciente a las fuerzas del coronel JOSÉ IGNACIO WARNES, describe la muerte de este valeroso patriota, diciendo: “…que el 21 de noviembre de 1816, hallándose extramuros de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, formaron en línea, a tiro de pistola, al frente del enemigo. La infantería y caballería obraron a un mismo tiempo. La caballería enemiga fue derrotada y concluida, pero la infantería, a la primera descarga se tiró al sucio. En este estado, el coronel Warnes, montado a caballo, violentó a dicha infantería con sable en mano, para oponerse al enemigo; pero tuvo la desgracia de matarle el caballo una bala; que cayó al suelo y al propio tiempo de ser herido por otra bala en una pierna; resultó de esto cortarle la bota para sacarla, la cual se hallaba anegada en sangre y por la falta de jefe y huida del comandante, dispersándose las tropas abandonaron a Warnes herido en el campo de batalla, quien se hallaba vestido de particular, con chaqueta de lila oscura, vivo blanco, sombrero idem y espada a la cintura. “En este caso, no pudiendo nuestra caballería atendernos por hallarse ocupada con el resto del enemigo, y la infantería de éstos cargó sobre nuestro campo, en donde quedó Warnes y la noticia que adquirimos fue de haberlo muerto.” En efecto: el 21 de noviembre de 1816, en la vega de Parí, a poca distancia de Santa Cruz de la Sierra, el coronel José Ignacio Warnes, al mando de mil soldados le salió al encuentro al coronel español Francisco Javier Aguilera y sus huestes, compuestas alrededor de mil quinientos soldados. Se libró entonces un reñido combate, generalizándose la lucha cuerpo a cuerpo. La batalla fue sin duda una de las “más sangrientas que registra la historia de la independencia”. En el fragor de la lucha una bala de cañón mató al caballo que montaba el coronel Warnes. Lo demás lo hemos leído en e! parte del capitán don Mariano Rendón. El cadáver del heroico guerrero fue mutilado; destroncándose su cabeza que luego fue clavada en una pica y expuesta en el centro de la plaza principal de Santa Cruz de la Sierra.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.