LA MERCED DE NONDOLMA (31/1/1653)

LA MERCED DE NONDOLMA. El gobernador del Tucumán ROQUE NECTARES AGUADO hizo la famosa “Merced de Nondolma” (una especie de cesión gratuita y heredable de tierras), al general PACHECO DE MENDOZA. Le sucedió luego en este derecho su hijo, JUAN PACHECO DE MENDOZA y a éste sus hijos JUAN, JOSÉ MARÍA Y ANTONIO PACHECO DE MENDOZA. El 20 de mayo de 1689, la madre de éstos, doña ANTONIA RAMÍREZ DE CABRERA, como tutora de sus hijos y con la suficiente autorización, vendió estas tierras al alférez IGNACIO CÁRDENAS. El lº de octubre de 1746, su hijo, SILVESTRE CÁRDENAS, las vendió a CLEMENTE OLMOS DE AGUILERA y éste el 8 de enero de 1770 las donó a su hija doña MARÍA MANUELA OLMOS DE AGUILERA que se casó con PEDRO JOSÉ DE CABRERA (que falleció en Córdoba en 1777), sucediéndoles en este derecho de tierras dos de sus hijos: VICTORINO CABRERA y DOÑA MICAELA CABRERA DE CÁCERES DE MAICA. Muchos años después, el 7 de noviembre de 1884, el agrimensor JOSÉ MARÍA NARVAJA practicó la mensura y amojonamiento de esta merced, la que fue aprobada judicialmente por decreto del juez de primera instancia doctor FÉLIX T. GARZÓN el 21 de abril de 1888, resultando de esta mensura que la “Merced de Nondolma” (que en su época suscitó enconados juicios sucesorio y reclamaciones de herederos) tiene una superficie de treinta y siete mil trescientas veintiocho hectáreas cuatrocientos noventa y ocho cuadrados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.