LA LEY FUNDAMENTAL DE 1825 (23/01/1825)

El Congreso Nacional convocado por RIVADAVIA el 27 de febrero de 1824 e instalado en Buenos Aires desde el 16 de diciembre de 1824, sanciona la “Ley Fundamental”. Contenía ocho artículos y estaba redactada en base a un proyecto anterior de dieciocho artículos, cuyo autor era el diputado correntino FRANCISCO ACOSTA.

Los Congresales, después de reafirmar el pacto de unión que ligaba a todas las provincias del Río de la Plata, desde que se constituyeron en nación independiente el 9 de julio de 1816, declaran que el Congreso es “Constituyente” y disponen que hasta la promulgación de la Constitución que ha de reorganizar el Estado, las provincias se regirán por sus propias instituciones y les asegura que: “La Constitución que sancionare el Congreso será ofrecida oportunamente a la consideración de las provincias y no será promulgada ni establecida en ellas hasta que haya sido aceptada”. Decide que hasta que se realice la elección del Poder Ejecutivo nacional, quede éste encomendado al gobierno de Buenos Aires, con la facultad de desempeñar todo lo concerniente a negocios extranjeros.. Un resumen de su contenido, nos permite definir como altamente positivas sus miras, recordando que el artículo 1º) , diciendo “Las Provincias del Río de la Plata, reunidas en Congreso, reproducen por medio de sus diputados y del modo más solemne, el pacto con que se ligaron desde el momento en que sacudiendo el yugo de la antigua dominación española,  se constituyeron en Nación independiente y protestan de nuevo emplear todas sus fuerzas y todos sus recursos,  para afianzar su independencia y cuanto pueda contribuir a la felicidad general”, reafirmaba el ideal de la independencia y destacaba la unión de todas las provincias. El artículo 2º) aclaraba que la denominación del Estado, sería en adelante “Provincias Unidas del Río de la Plata”; El artículo 3º) deja expresa constancia de del respeto debido a las autonomías provinciales. Los artículos 4º) y 5º) fijaban las atribuciones propias del Congreso, particularmente en lo relativo a “la independencia, integridad, defensa y prosperidad de la nación”. El artículo 6º) disponía que la Constitución a sancionar, debía ser sometida a consideración de las provincias, antes de ser promulgada. El artículo 7º) era complementario del anterior, pero fue suprimido, cuando se constató que contrariaba lo dispuesto en el artículo 3º). El artículo 8º), que pasó a ser 7º por lo expresado más arriba, confiaba las responsabilidades del Poder Ejecutivo, al gobierno de la provincia de Buenos Aires. le señalaba sus atribuciones con respecto a temas como las relaciones exteriores y la firma de Tratados (que debían ser con la autorización del Congreso) y le imponía la obligación de comunicar sus resoluciones a los demás gobiernos provinciales. El artículo 9º), que pasó a ser el 8º, disponía comunicar esta Ley a los gobiernos provinciales. Por su carácter “federal”, la “Ley Fundamental de 1825” fue bien recibida y aceptada en todo el territorio del país y aunque, debido a la situación externa que se vivía, confió al gobierno de Buenos Aires, el ejercicio del Poder Ejecutivo, respetó las autonomías provinciales sobre la base de su independencia y otorgó al Congreso, el carácter de “constituyente”.

Esta Ley fue promulgada al día siguiente y el Acta respectiva lleva las firmas de MANUEL A. CASTRO, Presidente del Congreso y ALEJO VILLEGAS, como Secretario.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.