LA IGLESIA DE “SAN IGNACIO” (28/06/1734)

Ubicada en Bolívar 255 es uno de los templos más antiguos de la ciudad de Buenos Aires. Los jesuitas llegaron al Río de la Plata en 1560 y se instalaron en lo que actualmente es la mitad oriental de la Plata de Mayo. Allí construyeron su primera residencia, iglesia y colegio. Pero la amenaza constante de los piratas hizo que el lugar resultara inadecuado porque obstruía el empleo de la artillería, si era necesario usarla para defender la ciudad. Por eso, en 1661 se trasladaron a la manzana limitada por las actuales calles Bolívar, Moreno, Perú y Alsina, conocida como “Manzana de las Luces”. Hacia 1710 comenzaron en el lugar la construcción de una iglesia, que se realizó siguiendo los planos del hermano JUAN KRAUS. Este constructor había llegado a Buenos Aires en 1697, cuando tenía 32 años, y entre 1704 y 1707 proyectó  obras tanto en Córdoba como en la Capital. Kraus murió en 1714, dejando inconclusas las obras de la iglesia, que fueron continuadas por otros jesuitas de origen europeo: JUAN BAUTISTA PRÍMOLI, ANDRÉS BIANCHI y JUAN WOLF, que tenían grandes conocimientos de arquitectura. La obra fue terminada el 28 de junio de 1734, habiendo sido respetadas la fachada y la torre sur del templo, levantadas por Kraus. El interior de la iglesia está inspirado en el barroco alemán y es de una arquitectura simple y austera. La iglesia de San Ignacio fue escenario de importantes acontecimientos históricos. Fue catedral interina entre 1775 y 1791, y allí se acantonaron las tropas que defendieron la ciudad durante las invasiones inglesas. En 1767 los jesuitas debieron dejar la iglesia, cuando fueron expulsados por el rey de España. En 1836 la recuperaron por un decreto de Rosas, pero en 1841 fueron expulsados nuevamente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.