LA HERIDA DEL MANCO DE VENTA Y MEDIA (1815)

LA HERIDA DEL MANCO DE VENTA Y MEDIA. “En este momento sentí un fuerte golpe en el brazo derecho que, si bien conocí que era de bala; creí que sólo fuera una contusión por el poco dolor que de pronto me causó. Sin embargo, el brazo perdió fuerza y yo tuve que dejar el fusil y tomar la espada con la otra mano. Mi brazo se entorpecía cada vez más y el dolor que sobrevino me advirtió que era algo más que contusión lo que me afectaba; un poco más tarde observé que la sangre salía en abundancia por la manga de la casaca. Cerca de dos leguas duró la persecución y yo tuve que seguir desangrándome copiosamente, hasta que el teniente FELIPE HEREDIA me ligó el brazo con su corbata y me lo puso en cabestrillo lo mejor que pudo. Cuando el enemigo dejó de perseguirnos, yo estaba tan debilitado por la falta de alimento del día anterior y la mucha pérdida de sangre, que se me iba la cabeza y me faltaba la fuerza para sostenerme en el caballo, pero me dieron unos tragos de aguardiente con agua y me recuperé. “Memorias Póstumas del General JOSÉ MARÍA PAZ”, Tomo I, Biblioteca Suboficial, 1951).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.