LA GALERA (1790)

LA GALERA. Ya viene, ya viene!” …. y la bandada de chicuelos haraposos, descalzos, sucios y mal peinados, se vuelve gritando y corriendo de la orilla del camino hasta el rancho. Sale una mujer gorda, vestida de percal nuevo que huele a cola y suena como pergamino, a cada paso que da. Las manos llenas de bultitos envueltos en pañuelos de algodón azul a cuadros, se aproxima al camino real y con un gesto entre majestuoso y enojado, les dice a los niños que siguen gritando como teros: “Pero, cállense, muchachos!”. Efectivamente, se divisa a lo lejos un bulto grande de aspecto algo extraordinario, que se aproxima rápidamente, entre una espesa nube de polvo; y cuando viene llegando, media docena de perros echan a correr por delante de los caballos y por detrás de la máquina, ladrando como desespe­rados, y desafiando los latigazos, que de lo alto, les dirige el mayoral. Se paró la galera, a la señal que hizo la señora gorda, y los seis caballos jadeantes, entre una verdadera neblina de vapores, respiran; más bien dicho, soplan como fuelles. ¡Qué oficio, señor, el de caballo de galera! No hay duda que deben ser las almas de los hombres que, en vida anterior, maltrataron animales, los que están sufriendo ahora seme­jante suplicio. Pero, ¿y el oficio de viajero en galera, no será peor? Puede ser. El mayoral ha bajado rápidamente y, abriendo la portezuela del coche, hace subir la señora. Grito contenido de horror, entre los siete pasajeros que ya están encerrados en el instrumento de tortura. La “Protegida del Desierto”, -así se nombra, y así lo tiene pintado en el exterior de su caja amarilla-, tiene la pretensión de dar sitio en sus bancos implacables, a ocho personas, sin contar las que en racimos apiñados o colgantes, se colocan entre los baúles, valijas, bolsas y demás objetos que pueden cargarse en su techo de zinc. Hay que resignarse. mal que mal, entre pisotones y apre­tones, risas y bromas campestres, fuertemente condimentadas, acaba por colocarse la señora gorda del rancho. ¡Pobre percal! Y ya sonó el látigo, y los lastimosos y lastimados man­carrones han vuelto a partir a todo galope. Faltaba legua y media, la mitad de la posta. ¡Valor y coraje! Y si les viniera a faltar, aquí está el terrible, el incansable látigo. “Tiene buen látigo”, elogio supremo de las aptitudes espe­ciales del mayoral de galera. En el interior del coche, con los socotrocos del camino, se va emparejando la carga, entrándose los ángulos en las redondeces, con las tremendas y continuas sacudidas de los elásticos, y poco a poco, la conversación se hace general. Difícil es que entre ocho personas de la campaña, no haya por lo menos dos que se conozcan, y cuatro que conoz­can a algunas de las que conocen las primeras; de modo que pocos intrusos quedan, en esa efímera familia, formada por una comunidad íntima de padecimientos, y después de media hora de viaje, todos son como hermanos, o por lo menos, primos. Al llegar a la posta, todos se bajan a desentumecer las piernas, ayudando al mayoral y al postillón a agarrar otros seis mancarrones flacos, para reemplazar a los anteriores que, en libertad ya, y agraciados cada uno con un cuerazo en la grupa o un puntapié en la panza, se revuelcan en el camino, antes de ir a buscar por allá una mantención raquítica, en perfecto desacuerdo con el esfuerzo matador que acaban de hacer. No hay mal que no se acabe; pero hay males que duran mucho, y, entre ellos, ninguno como un viaje nocturno en galera. Asimismo, al llegar a su destino, molido, deshecho, rendido, el viajero debe pagar a su verdugo el precio del suplicio, despedirse de sus compañeros como de viejos amigos que no volverá quizás a ver, felicitándose del gusto que ha tenido en pasar con ellos tan agradables ratos y si no ha perdido el tren, si la galera no ha volcado, rompiéndose algún hueso; si no ha quedado toda la noche empantanada en un bañado, debe, de yapa, dar las gracias a Dios que lo ha salvado de mil peligros. Y quién sabe que otros peligros deberá sortear para llegar finalmente a destino. Dos cansados pasajeros de la “Protegida del desierto”, suben al tren y se sientan dispuesto a ellos, envueltos en las nubes del recuerdo de lo que han pasado y pensando que no todo ha sido tan malo, y que hoy, aquel a quien temieron, quizás mañana será un laborioso labriego de la inmensa pampa. Y pensando en eso, uno de ellos mira a su costado y sentado frente a él, una ergida figura lo contempla con ojos de mirar inquietante: Ha sido indio.!!! De inmediato lo comprende y un súbito temor, lo impulsa a replegarse en su asiento. Lo mi ra de nuevo y lo que ve lo tranquiliza. Un magnifico sargento de artillería venía en el tren: alto, fornido, fuerte, corpulento. Las botas lustrosas, el sable brillante, la cartuchera y sus correas limpitas, el uniforme bien cepillado, el kepi, con su galón de oro, elegantemente colocado en la cabeza, todo hacía de él un modelo de aseo y de corrección militar. Llamaba la atención, no sólo su porte marcial, sino también el aspecto serio de sus facciones, algo morenas, pero bastante finas, a pesar de los pómulos un poco salientes, y en las cuales se podía leer el orgullo de ser lo que era. “-¡Lindo hombre!, dije a mi compañero; hermoso soldado! “-Ha sido indio.. . “, me contestó. Esta simple palabra, evocadora de toda una era pasada y casi olvidada, de malones, de alaridos, de lanzazos, de peleas, de matanzas, de glorias y de miserias, me hizo acordar que a muchos otros había conocido yo, que también habían sido indios, y durante un rato, repasé en mi memoria a todos ellos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.