LA FORTALEZA DE HUMAITÁ (19/2/1868)

LA FORTALEZA DE HUMAITÁ. El ejército aliado fuerza el paso del Paraguay frente a la Fortaleza de Humaitá. El vicealmirante IGNACIO, cumpliendo órdenes del marqués de CAXÍAS, comandante en Jefe del Ejército Aliado, por ausencia del general MITRE, dispone forzar el paso del río Paraguay hacia el norte, desafiando el fuego de las baterías de la fortaleza de Humaitá. La Fortaleza de Humaitá, estratégicamente ubicada, dominando una pronunciada curva del curso del río, constituíase en una serie de defensas, tanto por el lado de la tierra como por el lado del río, era la sede del Cuartel general y baluarte del poderío militar de Paraguay. Además de los muros y casamatas pesadamente artilladas, contaba con cuarteles de tropa y de oficiales, depósitos de municiones – de boca y de guerra -, oficinas, iglesia, cementerios y campos de pastaje en el área circundante, protegida por kilómetros de trincheras. La Fortaleza estaba fuertemente artillada. Contaba de 12 baterías con un total de 110 piezas de artillería y otras 40 piezas en el perímetro fortificado de 8 km. y desde que fuera construída en 1855, las obras que afianzaron sus defensas, fueron factores fundamentales para que los Jefes aliados la consideraran poco menos que inexpugnable. Contaba con cerca de ochenta bocas de fuego sobre la costa del río Paraguay y con más de cien por el lado de tierra, lo que unido a una excelente disposición de sus baterías, que le permitían barrer un amplio sector, si combinaban su fuego con el de las baterías instaladas en el “Reducto Cierva”, ubicado en la costa opuesta del río. En el lecho del río, minas y tres gruesas cadenas de hierro, impedían la navegación en aquel trecho dominado por la fortaleza. Después de casi dos años de permanecer la escuadra brasileñas al mando del mariscal CAXÍAS, detenidas y sin poder avanzar hacia Asunción, temerosas de esta tan bien fortificada posición, el jefe brasileño, urgido por el general MITRE, quien le había acercado el plan de operaciones que le facilitarían la tarea y conminado desde Río de Janeiro por el emperador Pedro II, el mariscal Caxías le dio la orden de avanzar al vicealmirante IGNACIO El 19 de febrero de 1868, tres poderosos acorazados de la escuadra brasileña en operaciones contra el Paraguay, rompieron la línea de obstáculos que le impedían el paso: una serie de minas pontones y cadenas que los paraguayos habían extendido atravesando el río Paraguay, frente a Humaitá, para entorpecer su paso hacia Asunción Las naves cruzaron a todo vapor por frente a las Bate-rías instaladas en la costa, sorprendentemente, sin sufrir mayores daños, dejando aislada a la Fortaleza, rompiendo las comunicaciones fluviales y por tierra de Humaitña con la capital Asunción Por más de tres meses la escuadra brasileña había estado bombardeando inútilmente estos pontones, demorando así las operaciones del ejército de tierra, por no atreverse a acercarse a tiro de cañón de esas baterías, que finalmente no eran lo que se creyó que eran. Era sólo una mezquina artillería, un fantasma que los había estado asustando sólo con su fama y su figura. La cadena que atravesaba el río, que fue cortada con facilidad, poco tiempo después, el jefe de la escuadra la dividió en trozos y dos de éstos los mandó a las naciones aliadas para que ocuparan un lugar en sus Museos, como un “trofeo conmemorativo”, dice el Acta que con este motivo se levantó, de uno de los hechos más singulares de la historia naval de las naciones beligerantes. El Tratado Secreto firmado por los integrantes de la Triple Alianza, Argentina, Brasil y Uruguay el 1º de mayo de1865, entre otras disposiciones, establecía: 1°) Que en cumplimiento del Tratado de Alianza de esta fecha, las fortificaciones de Humaitá serán demolidas, y no será permitido erigir otras de igual naturaleza, que puedan impedir la fiel ejecución de dicho Tratado.

POR CONSIDERARLO INTERÉS, TRASCRIBIMOS A CONTINUACIÓN UN TEXTO ENVIADO POR ÁNGEL OMAR RUÍZ DÍAZ REFERIDO AL DESTINO QUE TUVO LA CADENA QUE FUE CORTADA PARA HABILITAR EL PASO DE LA FLOTA BRASILEÑA, FRENTE A HUMAITÁ:

El acta de apertura del río Paraguay “…dice: a los 27 días del mes de julio del año 1868, a una hora de la tarde, por orden del Exmo. sr. Vice-Almirante, VIZCONDE DE INHAUMA, comandante en gefe de las fuerzas navales del Imperio del Brasil…el primer maquinista del vapor “Princesa Joinville”, JORGE WILHELM PETTERSON procede a cortar las cadenas que atravesando el rio Paraguay, divididas en tres partes iguales y destinadas cada uno de los Estados aliados…Fdo. Antonio Alfonso de Aylar Whitaker-Antonio Manuel Fernández, Capitán de Mar y Guerra Juan Méndez Salgado, Capitán de Fragata Jorge Wilhelm Peterson 1er.maquinista”. Memorias presentada por el Ministerio de Estado 1868

2 Comentarios

  1. angel omar ruiz diaz

    El acta de apertura del río paraguay…dice: a los 27 días del mes de julio del año 1868, a una hora de la tarde, por orden del Exmo. sr. Vice-Almirante, Vis-conde de Inhauma, comandante en gefe de las fuerzas navales del Imperio del Brasil…el primer maquinista del vapor “Princesa Joinville” Jorge Wilhelm Petterson a cortar las cadenas que atravesando el Rio Paraguay…divididas en tres partes iguales y destinadas…a cada uno de los Estados aliados…Fdo.Antonio Alfonso de Aylar Whitaker-Antonio Manuel Fernandez-Capitán de Mar y Guerra-Juan Mendez Salgado-capitan de Fragata-Jorge Wilhelm Peterson 1er.maquinista.- Memorias presentada por el Ministerio de estado-1868-

    Responder
    1. Horacio

      Le agradezco el comentario. Ya estoy incorporando el texto que me envió.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.