LA FÁBRICA DE PÓLVORA DE CÓRDOBA (01/11/1814)

Mientras tanto, la fabricación de pólvora constituía otra de las  preocupaciones de la Primera Junta hasta que finalmente, por iniciativa del dean GREGORIO FUNES, el 1º de noviembre de 1814, ordenó la instalación de una fábrica en Caroya, provincia de Córdoba, cuya dirección fue confiada al teniente coronel JOSÉ ARROYO, reemplazado luego por el médico británico DIEGO PAROISSIEN. Nuevas máquinas y más modernas técnicas operativas, permitieron mejorar la calidad de la pólvora que la fábrica producía, pero un incendio que se produjo en 1815 la redujo a cenizas. Simultáneamente con esta fábrica,  otros establecimientos similares funcionaron en las provincias de La Rioja, elaborando pólvora “que por su mala calidad sólo sirve para ejercicios”, y Santiago del Estero, cuya producción era igualmente deficiente en su rendimiento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.