LA COLONIA MOISÉS VILLE” (29/10/1889)

LA COLONIA MOISÉS VILLE”. Se fundó “Moisés Ville”, la primera colonia agrícola judía en nuestro país. En el mes de agosto de ese mismo año el carguero alemán “Weser” había llegado a Buenos Aires transportando 1.200 inmigrantes, entre ellos 820 rusos judíos agrupados en 110 familias. Atrás quedaba la Rusia imperial, la tierra en que habían vivido durante siglos y que debieron abandonar forzados por las sangrientas persecuciones. Y en el horizonte estaba la esperanza de un país desconocido donde deseaban recomenzar sus vidas. El arribo de los inmigrantes había sido negociado en Europa entre representantes del grupo y el señor J. B. FRANK, a cargo de la oficina de inmigración y colonización de la Argentina. También se acordó un contrato por el cual los colonos compraban al terrateniente argentino RAFAEL HERNÁNDEZ una extensión de tierras en el lugar que ocupaba La Plata. Pero desde el momento en que el barco tocó tierra comenzaron las desventuras. Hernández se retractó del convenio realizado y los inmigrantes se quedaron sin las tierras prometidas. Entonces para los recién llegados que ignoraban el idioma y carecían de recursos económicos empezó la desesperada búsqueda de un lugar donde afincarse. Por fin el doctor Pedro Palacios les vendió unos campos en la provincia de Santa Fe. Cuando las familias llegaron al lugar su situación era desoladora, el contrato tampoco se cumplió e inútilmente esperaron las herramientas y animales que se les habían prometido. Debieron alojarse en vagones de carga y los obreros que allí trabajaban en el tendido de una línea férrea distribuían comida entre los hambrientos inmigrantes. Una epidemia terminó con la vida de sesenta chicos y aunque algunas familias se dispersaron buscando otros horizontes, las restantes juraron quedarse. Así, a fuerza de voluntad y trabajo se levantó Moisés Ville, que años más tarde se convirtió en una colonia modelo, pionera en las actividades agrícola-ganaderas. Al celebrar el 50º aniversario de este acontecimiento, el embajador de Israel, ARIEH LEVAVI, al dirigir un saludo a los trabajadores del campo israelíes, dijo entre otras cosas: “Los pioneros que arribaron a este país, trayendo consigo la conciencia de una misión, asumieron la guía moral de la colectividad entera, que en las postrimerías del siglo pasado y la primera mitad de éste absorbió sucesivas olas de inmigrantes que buscaban refugio en una tierra de justicia y de dignidad humana.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.