LA CÁRCEL PÚBLICA (1811)

LA CÁRCEL PÚBLICA. La Cárcel de entonces era un foco de inmundicia y de inmoralidad y que aun cuando hasta hace muy poco tiempo continuó siendo para nosotros un reproche, mejoró indudablemente de condición en todo sentido. Al hablar de la Cárcel, no queremos referirnos a la época nefanda de Rosas, en que se aplicaba allí los mayores tormentos y se fusilaba dentro de sus muros en las altas horas de la noche (1). Queremos hablar de ella en tiempos que podemos llamar normales, y hacer notar que los defectos, algunos de los cuales vamos a citar, emanaban más bien de la ignorancia en que nos hallábamos, que dictados por espíritu de maldad. La parte baja del edificio era ocupada por las mujeres. Por la reja de las ventanas que daban a la calle de la Victoria, en las piezas que más tarde y hasta hace poco fueron escribanías y hoy oficinas de la 1ª. Sala de Operaciones en lo Civil, se veían estas desgraciadas, muchas de ellas medio desnudas, hablando descaradamente entre sí o con los que pasaban por la calle, oyendo y dirigiendo chanzonetas y otras veces pidiendo limosnas. Diariamente presenciaba el pueblo el triste y degradante espectáculo de una cuadrilla de presidiarios andrajosos y desgreñados, arrastrando pesadas cadenas, custodiados por suficiente número de soldados, cruzar las calles, dirigiéndose a los trabajos forzados, pidiendo limosna a los transeúntes, e inspirando compasión y repugnancia a la vez. A todas horas del día veíanse presos escoltados; cada dos de ellos conduciendo en palancas que llevaban sobre los hombros, pesados barriles de agua que traían para el servicio de la Cárcel; de manera que, por una causa o por otra, continuamente se encontraban los presos en contacto con el pueblo. Espectáculo más desagradable y repugnante aún era el que ofrecían cuando salían en grupos a la matanza de perros. Esto lo efectuaban al romper el día en los meses de mayor calor en verano, pero muchas veces no se retiraban antes de las ocho de la mañana, hora en que todos podían presenciar la brutal operación, haciendo todavía más repelente la escena con sus gritos, risotadas y chistes groseros. Unos llevaban lazo y otros iban armados de gruesos garrotes; una vez enlazado el perro, lo mataban a garrotazos, que cuando no se veían dar, se oían .aun dentro de las casas, entre aullidos lastimeros. Es indudable que en las cárceles sólo debe procurarse la seguridad de los detenidos, tratándolos del mejor modo posible, habiendo muchos de entre ellos que al fin resultan inocentes. En nuestra Cárcel pública, sin embargo, eran tratados indistintamente los unos y los otros. Hasta hace muy poco, remitíanse allí también a los acusados y aun sospechosos políticos. ¿ A qué conducía, no estando esclarecido el delito, tener de día y de noche con grillos a los infelices presos?… Porque demasiado se ha repetido se sabe que las Cárceles no eran depósitos de delincuentes, si no de hombres acusados o aun sospechosos de crimen; pero cuya criminalidad no estaba todavía averiguada. En esto se diferenciaba de los Presidios y Penitenciarías, donde eran remitidos los convictos que van a sufrir una pena (1) Cuando se derribó el antiguo Cabildo de la ciudad de Buenos Aires, en un inventario realizado en 1729 figuraban los siguientes elementos usados para el castigo: “Cepo con dos candados, ocho pares de grillos, potro para dar tormento, pencas y cadenas grandes y pequeñas”).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.