EL MATADOR DE LAVALLE (09/10/1841)

JOSÉ BRACHO, un pardo porteño que integraba la partida que había salido en persecución de JOSÉ GALO DE LAVALLE, al amanecer  del 9 de octubre de 1841, irrumpió en el domicilio de ZENARRUZA, de la ciudad de Jujuy, donde el jefe unitario desacansaba, quizás en brazos de DAMASITA BOEDO y mató de un pistoletazo al líder unitario. Se cumplió así, según se dijo en esa época, una terrible sentencia de muerte dictada por JUAN MANUEL DE ROSAS.

Vencido en Famaillá por las fuerzas federales (19/09/1841), junto con 200 de sus hombres, los únicos que quedaban de sus otrora triunfantes fuerzas empeñadas en la lucha contra  JUAN MANUEL DE ROSA, LAVALLE se había detenido en su retirada hacia el norte y cuenta la Historia que ese día, intrigado por ciertos ruidos y exclamaciones que alteraron su descanso y según afirmara su edecán LACASA, para enfrentar la situación, al asomarse en el patio de la residencia donde se hallaba, una bala le atravesó la garganta y cayó herido de muerte (ver Último viaje de Lavalle)

Su casual matador fue un pardo porteño llamado JOSÉ BRACHO y “en atención a su servicio —dice un historiador – se lo declaró “benemérito de la patria en grado heroico, digno del más distinguido aprecio de todos los federales”. Se le adjudicó el grado de teniente de caballería de linea, a partir de la fecha en que fue muerto el general Lavalie, con goce de un sueldo de 300 pesos mensuales, inclusive la ayuda de costas y se le otorgó la propiedad de tres leguas cuadradas de terreno, 600 cabezas de ganado vacuno y 1.000 lanares”. La “tercerola” (el arma con la que asesinó a Lavalle), fue remitida al encargado del Museo, dándose orden al edecán ANTONIO REYES para que se entregase al teniente José Bracho, un vestuario completo de oficial, una medalla de plata y 2.000 pesos corrientes” (ver La misteriosa muerte de Lavalle)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.