IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LUJAN (11/10/1930)

Esta Iglesia, también conocida como “La Castrense”, reúne a próceres y santos con vocación militar. Sorprende a quien se para frente a su entrada, la presencia de próceres de nuestra historia representados en imágenes que lucen solemnes y luminosas en hermosos vitreaux.

Este templo cuyo verdadero nombre es “Parroquia de Nuestra Señora de Lujan Castrense”, ubicado en la avenida Cabildo 415 de la ciudad de Buenos Aires, tiene una rica historia para contar. “En junio de 1927, monseñor SANTIAGO LUIS COPELLO fue nombrado vicario general del Ejército y  se preocupó por contar con una capilla para los capellanes militares de la guarnición de la capital y actuar con independencia sacerdotal. Así, expuso su iniciativa al general Justo”, comentó en cierta oportunidad quien fue su párroco, el padre LUIS MARTINOIA.

El 28 de agosto de 1928 iniciaron la construcción de la iglesia y a partir del 11 de octubre de 1930, luego de la bendición inaugural realizada por el mismo monseñor COPELLO y con la presencia del presidente provisional (en aquel momento de facto) JOSÉ E URIBURU, el templo acompaña la vida y el desarrollo de la zona.

Y son esos vitreaux instalados en la puerta principal que representan, de izquierda a derecha, las figuras de los brigadieres generales JUAN MARTÍN DE PUEYRREDÓN y JOSÉ DE SAN MARTÍN, y de los generales MANUEL BELGRANO y DOMINGO FRENCH, los que la hacen única y claramente definido su ámbito de participación. “Esta serie de vitraux es una maravilla. Realizados por encargo especial en el establecimiento “Vitraux D’art”, de Innsbruck, Austria, eternizan la imagen de estos próceres que fueron elegidos porque ellos se destacaron por su piedad y la difusión entre los soldados de la devoción a la Virgen de Luján, de la Merced y del Carmen”, explicó Martinoia.

Ya desde la entrada al templo, los feligreses son recibidos por un ambiente cálido, con un estilo muy nacional y cuya arquitectura en general, llama a la oración. En su interior, muy bien iluminado con la luz del día pasando a través de sus grandes cristaleras, se aprecian otros vitraux detrás del presbiterio (corresponden a los cinco misterios gozosos del Santo Rosario) y aquellos en la doble galería dispuestos en alturas diferentes, que representan a los santos del ámbito castrense. Un hermoso sagrario expuesto como el más preciado de sus espacios  y en algunas ocasiones, las notas de un órgano cuyo sonido, al decir de los entendidos es único,  completan la s ensación de estar participando en un acto casi místico y reverente

Ante la presencia de tantas figuras de militares en un ámbito que no le es propio, surge la pregunta, ¿hay diferencias entre esta iglesia castrense y las otras, en cuanto a liturgia ?. Y fue el padre MARTINOLA quien dio la respuesta diciendo: “Para evitar confusiones, hay que recordar que la palabra “castrense” es de origen latino y significa “propio de los campamentos, de cuarteles o, lo que es lo mismo, de los militares”. El concepto de parroquia castrense define entonces a una iglesia que si bien fue fundada como sede de las autoridades eclesiásticas castrenses para brindar los auxilios de la religión a los militares en sus diversos escenarios de actuaciones, este universo no es excluyente, ya que este Templo está abierto a todo el mundo, sea militar o civil (Este texto ha sido redactado, en base a un recorte incompleto y muy deteriorado, de un artículo firmado, no sabemos cuando ni donde por Patricia Osuna Gutiérrez).

1 Comentario

  1. josé

    estimados
    soy José Mássimo.
    estoy buscando a Luis Martinoia. solía yo cantar allí. lo hice durante varios años. Quisiese contactar al padre. si alguien puede facilitarme datos para rastrearlo se los agradeceré

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.