HUELGA TRÁGICA EN INGENIERO WHITE (02/08/1907)

Una huelga  general de protesta, llevada a cabo el 2 de agosto de 1907 por obreros portuarios, terminó en un trágico episodio de represión en Ingeniero White, Bahía Blanca. La marinería dispara sobre los huelguistas, hay siete muertos y se declara una nueva huelga general, de dos días. Casi sin solución de continuidad, se inicia el movimiento de los inquilinos. A fines del siglo XIX y principios del XX, una larga lista de conflictos sociales sacudió al país. Las durísimas condiciones laborales aplicadas a hombres, mujeres y chicos y la injusta distribución de los beneficios, provocaron la reacción popular, liderada por los sindicatos, que alcanzaban cada día mayor influencia y el Estado respondió con la violencia para detener las protestas.

Los conflictos se multiplicaron durante 1906 y 1907 con huelgas y marchas que se realizaban en todo el país. A fines de julio, en Ingeniero White se produjo una huelga de remachadores que pedían una jornada laboral de ocho horas, aumentos de salario y la expulsión de un capataz autoritario y violento. Los obreros se reunieron para deliberar en la Casa del Pueblo y allí fueron atacados por un grupo de cuarenta marineros de la subprefectura de Ingeniero White, enviados por el jefe de dicha repartición, comandante Astorga y que sin aviso previo,  abrió fuego desde la puerta del local, donde estaban reunidos los trabajadores. Como resultado de ese ataque, murieron seis trabajadores y un chico de doce años, presente en el lugar y más de veinte hombres quedaron gravemente heridos. Al día siguiente, cuando los obreros en manifestación y profiriendo denuestos contra los asesinos, llevaban el cuerpo de una de las víctimas hasta la estación de trenes, para que fuera llevado a enterrar en el Cementerio de Bahía Blanca, fueron interceptados por miembros de la Subprefectura, quienes los reprimieron nuevamente, causando esta vez, la muerte de otro obrero y heridas a otros. Días más tarde, el Diputado socialista Alfredo Palacios, desde su banca, denunció estos hechos ante el Congreso y las organizaciones obreras decretaron una huelga general que se extendió por varios días, logrando finalmente que el gobierno atendiera sus reclamos y relevara  de su cargo al comandante Astorga.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.